ÁREA EXCLUSIVA PARA MIEMBROS

 

CURCETIN®

Frasco por 90 cápsulas

 

Fórmula con Extractos Fitosomales de Cúrcuma longa y Quercetina.

 

PROPIEDADES DE ESTA FÓRMULA

Su enfoque principal es mejorar el control y modular las respuestas inflamatorias en el organismo. Muchas disfunciones que afectan varios desequilibrios clínicos son el reflejo de un descontrol en la cascada inflamatoria. La mayoría de las estrategias para un adecuado y exitoso manejo de las enfermedades crónicas degenerativas deben incluir compuestos con respaldo científico para disminuir la inflamación crónica de bajo grado. Investigaciones científicas publicadas han demostrado que la Cúrcuma longa y la Quercetina poseen además de propiedades antiinflamatorias, acciones antioxidantes, hepatoprotectoras, anticarcinogénicas y antimicrobianas. A nivel terapéutico, el uso de esta fórmula está indicada dentro del manejo integral de alergias, artritis, dispepsia, úlceras gástricas, enfermedades inflamatorias digestivas, cardiovasculares, oculares, osteopenia/ osteoporosis y ciertos tipos de cáncer.

 

SISTEMA FITOSOMAL DE ENTREGA  DE ACTIVOS BOTÁNICOS

Los compuestos polifenólicos y los ácidos triterpenoides se caracterizan por tener una pobre solubilidad tanto en agua como en solventes orgánicos. Los activos de la Cúrcuma longa y la Quercetina son compuestos fenólicos; aunque tienen pobre solubilidad tienen la capacidad de interactuar con las cabezas polares de fosfolípidos debido a sus grupos hidroxilos. La lecitina de soya y/o de girasol tienen una cabeza altamente polar con la carga negativa de un grupo fosfato y la carga positiva del grupo de amonio de colina, lo que le permite acoplarse con compuestos fenólicos de pobre solubilidad, incluyendo los de la Cúrcuma longa y la Quercetina (Figura 1).

 

Los compuestos fenólicos muestran una alta afinidad por las membranas biológicas; una vez acoplados a los fosfolípidos, quedan embebidos en una matriz lipídica que los protege de la degradación hidrolítica y que les permite ser fácilmente captados por la célula (Figura 2).

 

 

INGREDIENTES ACTIVOS DE ESTA FÓRMULA

Cúrcuma longa

Descripción

El rizoma de la Cúrcuma longa es la parte de la planta que se utiliza medicinalmente, tiene una larga tradición de uso en los sistemas de la medicina china y ayurvédica particularmente como agente antiinflamatorio. Por ende ha tenido tradicionalmente sus aplicaciones en el tratamiento de las flatulencias, ictericia, problemas menstruales, hematuria, hemorragias y cólicos. La curcumina, el principal activo responsable de color amarillo vibrante de la Cúrcuma longa, se ha estudiado en modelos de cultivos celulares humanos, modelos animales y ensayos clínicos. Las investigaciones recientes se han enfocado en las acciones antioxidantes, hepatoprotectoras, antiinflamatorias, anticarcinogénicas y antimicrobianas de la curcumina. A nivel terapéutico, los estudios confirman su efectividad como agente en condiciones como enfermedades inflamatorias digestivas, cardiovasculares, artritis, uveítis anterior crónica y ciertos tipos de cáncer.

 

Principios activos

La Cúrcuma longa contiene tres curcuminoides: curcumina (diferuloymetano), demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina (Figura 3). La curcumina es un polifenol lipofílico casi insoluble en agua[1] y con buena estabilidad en los jugos gástricos ácidos[2].

 

Farmacocinética

Los estudios farmacocinéticos en animales han demostrado que la curcumina es rápidamente metabolizada, conjugada en el hígado y eliminada en la heces, lo que limita su biodisponibilidad sistémica. Entre el 40% y el 85% de la dosis oral de curcumina pasa a través del tracto gastrointestinal sin sufrir cambios.[3,4] La rápida eliminación plasmática y conjugación de la curcumina ha generado cuestiones en cuanto a su utilidad terapéutica; ciertos investigadores han evaluado la posibilidad de aumentar su biodisponibilidad sistémica al combinarla con otras sustancias. El método más prometedor, de acuerdo a los resultados positivos obtenidos en los últimos estudios clínicos consiste en combinar la curcumina con fosfolípidos para formar un complejo conocido como fitosoma. El complejo fosfatidilcolina-cúrcuma (Meriva®) atraviesa con mayor facilidad las membranas celulares lipofílicas que la curcumina aislada. En ratas, la concentración plasmática máxima y el área por debajo de la curva (AUC) era cinco veces mayor para Meriva® que para la curcumina no acoplada.[5] En un estudio en humanos se comprobó que la absorción de 450mg de curcumina fitosomal Meriva® es equivalente a la de 4 gramos de curcuminoides aislados (95% de curcumina), lo que representa un aumento significativo de la biodisponibilidad para la forma fitosomal (Figura 4).

 

Mecanismos de acción

Efectos Antioxidantes

Investigaciones in vitro demuestran que la curcumina puede prevenir el daño oxidativo del ADN[6] y ser un potente agente neutralizador del óxido nítrico, el nitrito y el peroxinitrito[7]. Otros estudios in vitro y en animales demostraron que la curcumina aumenta el glutatión, la superóxido dismutasa (SOD), y otras enzimas antioxidantes.[8]

 

Efectos Hepatoprotectores

Se ha encontrado que la curcumina tiene características hepatoprotectoras similares a la silimarina. Estudios han demostrado en animales los efectos protectores contra una variedad de insultos hepatotóxicos, incluyendo el tetracloruro de carbono (CCl4)[9], el acetaminofén (Paracetamol)[10] y la aflatoxina aspergillus[11]. Estos estudios concluyen que la protección hepática que ofrece la curcumina se debe a sus propiedades antioxidantes y al efecto inhibidor que produce sobre la síntesis de citoquinas pro-inflamatorias. Adicionalmente, la curcumina revierte la hiperplasia biliar, los cambios en el contenido de grasa y la necrosis inducida por la producción de aflatoxinas.[11] Finalmente, se ha confirmado que la curcumina actúa como colagogo, mejorando la solubilidad de la bilis y aumentando la excreción de sales biliares, colesterol y bilirubina. Esto hace de la curcumina una herramienta valiosa en el tratamiento y la prevención de la colelitiasis.

 

Efectos Antiinflamatorios

Las investigaciones demuestran que la curcumina es una molécula altamente pleiotrópica, capaz de interactuar con numerosos senderos implicados en la inflamación. La curcumina modula la respuesta inflamatoria de las siguientes maneras:

  • Disminuye la actividad de las enzimas ciclooxigenasa-2 (COX-2), lipoxigenasa y óxido nítrico sintetasa inducible (iNOS),
  • Inhibe la producción de citoquinas inflamatorias, factor de necrosis tumoral-alfa (TNF-α), interleuquinas (IL-1 -2 -6 -8 -12), proteínas quimiotácticas de monocitos (MCP) y proteínas de inhibición de la migración,
  • Reduce la actividad de las proteína quinasas.[13,14]

 

La curcumina reduce la actividad de las enzimas COX-2 y iNOS vía la inhibición del factor nuclear kappa β (NF-κβ).[15] El NF-κβ es un factor de transcripción eucariótico ubicuo que promueve la inflamación, la proliferación, la transformación celular y la oncogénesis. Se estima que la curcumina suprime la activación del NF-κβ y la expresión genética proinflamatoria mediante el bloqueo de la fosforilación de factor inhibidor I-kappa β quinasa (Iκβ). La supresión de la activación del NF-κβ causa una reducción de la expresión de las enzimas COX-2 y iNOS, resultando en una inhibición del proceso inflamatorio y de la oncogénesis.[16] (Figura 5)

 

Efectos Anticarcinógenos

Los estudios en animales así como los estudios in vitro realizados con líneas de células humanas han demostrado que la curcumina tiene la capacidad de inhibir tres diferentes mecanismos carcinógenos: la promoción,[17] el crecimiento tumoral[18] y la angiogénesis[19]. La curcumina también tiene la capacidad de suprimir la actividad de varios mutágenos y cancerígenos comunes en varios tipos celulares en estudios in vitro como in vivo.[20] Los mecanismos por los cuales la curcumina ejerce funciones anticarcinógenas son los siguientes:

  • Reduce los radicales libres,
  • Aumenta indirectamente los niveles de glutatión,
  • Participa en la detoxificación hepática de mutágenos y carcinógenos,
  • Inhibe la formación de nitrosaminas.[21]

 

Efectos Cardiovasculares

Los efectos protectores de la curcumina sobre el sistema cardiovascular incluyen:

  • Reducción de los niveles de colesterol y de triglicéridos,
  • Disminución de la susceptibilidad de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) a la oxidación cuando estas se encuentran en el espacio subendotelial,
  • Disminución de la peroxidación de lípidos[22] y la inhibición de la agregación plaquetaria[23].

 

Un estudio sobre 18 conejos ateroscleróticos a los cuales fue administrada una dosis baja (1.6 a 3.2mg/kg) de extracto de cúrcuma demostró una disminución de la peroxidación de lípidos en lipoproteínas de baja densidad y una reducción de los niveles de colesterol y de triglicéridos plasmáticos.[24] El efecto del extracto de cúrcuma sobre los niveles de colesterol puede ser atribuido a la disminución de la absorción del colesterol al nivel intestinal y al aumento de la conversión de colesterol en ácidos biliares en el hígado.[12] El efecto inhibidor de los principios activos de la Cúrcuma longa sobre la agregación plaquetaria se realiza a través de la potenciación de la síntesis de la prostaciclina y la inhibición de la síntesis de tromboxanos.[23]

 

Efectos Gastrointestinales

Los compuestos activos de la Cúrcuma longa ejercen varios efectos protectores sobre el sistema gastrointestinal. Los curcuminoides inhiben los espasmos intestinales y aumentan la gastrina, la secretina, el bicarbonato, y la secreción de enzimas pancreáticas.[25] Se ha demostrado que la curcumina reduce la formación de úlceras causadas por el estrés, el alcohol, la indometacina, la ligadura pilórica y la reserpina, aumentando significativamente el moco protector de la pared gástrica en ratas sometidas a estos insultos gastrointestinales.[26]

 

Quercetina

Descripción

La Quercetina (3,3’,4’,5,7-pentahidroxiflavona) (Figura 6) pertenece a una amplia clase de flavonoides polifenólicos casi omnipresentes en las plantas y las fuentes alimenticias de origen vegetal. Está reconocida como antioxidante dado que sus compuestos fenólicos reaccionan con diferentes especies de radicales libres para formar radicales fenoxi que son considerablemente menos reactivos. Los estudios le han atribuido diferentes efectos benéficos para la salud humana que incluyen la prevención de cataratas y protección cardiovascular, así como funciones anticancerígenas, antiúlcera, antialergénicas, antivirales, y antiinflamatorias.

 

Farmacocinética

La mayoría de los ensayos sobre animales y humanos con administración oral de Quercetina aglicona demuestran una absorción aproximada del 20%. En un estudio sobre humanos alimentados con glucósidos de Quercetina (contenido de la forma aglicona equivalente a 64mg) se alcanzó una concentración máxima en suero de 196 ng/ml (0,6 µMol) 2,9 horas después de la ingestión. La vida media de esta dosis fue de 16,8 horas y niveles significativos en suero se observaron hasta 48 horas post ingestión.[27] Se estima que formas novedosas de entrega de compuestos botánicos como la forma fitosomal mejoran de manera significativa la biodisponibilidad. En este caso, el complejo fosfatidilcolina-Quercetina se incorpora con facilidad a las membranas celulares lipofílicas, por lo que es significativamente más biodisponible que la Quercetina aglicona aislada. Con este complejo se logra niveles séricos terapéuticos (10 µMol) con dosis diarias entre 500mg a 1.000mg.[28]

 

Mecanismos de acción

Efectos Antioxidantes

La Quercetina reduce los radicales de oxígeno[29], inhibe la xantina oxidasa[30] e inhibe la peroxidación lipídica in vitro[31]. Como otro indicador de sus efectos antioxidantes, la Quercetina inhibe la oxidación del colesterol LDL in vitro, probablemente protegiendo la oxidación de la vitamina E en LDL o favoreciendo la regeneración de la vitamina E oxidada.[32] Por sí misma o combinada con el ácido ascórbico, la Quercetina reduce la incidencia del daño oxidativo en los linfocitos y en las estructuras neurovasculares en la piel. Adicionalmente, inhibe el daño neuronal causado por una deficiencia experimentalmente inducida de glutatión.[33]

 

Efectos Antiinflamatorios

La actividad antiinflamatoria de la Quercetina parece ser debida a su capacidad antioxidante, sus efectos inhibidores sobre la producción de enzimas pro-inflamatorias (ciclo-oxigenasa y lipoxigenasa), y la consecuente inhibición de mediadores inflamatorios, incluyendo leucotrienos y prostaglandinas.[34] La inhibición de la liberación de histamina por los mastocitos y basófilos también contribuye a la actividad antiinflamatoria de la Quercetina.[35] A nivel ocular, la Quercetina ha demostrado ser un potente inhibidor de la aldosa reductasa, una enzima que cataliza la conversión de glucosa en sorbitol en el cristalino humano y que desempeña un papel importante en la formación de cataratas diabéticas.[36] Adicionalmente, se han notado mejorías significativas con la suplementación oral de Quercetina (500mg BID durante un mes) en la sintomatología de condiciones inflamatorias como el asma, prostatitis crónica y cistitis intersticial.[37, 38]

 

Efectos Antivirales

La Quercetina actúa en contra de la transcriptasa inversa del VIH[39] y otros retrovirus, ha demostrado reducir la infectividad y la replicación celular del virus herpes simple tipo 1, poliovirus tipo 1, parainfluenza tipo 3 y virus respiratorio sincitial (VRS).[40]

 

Efectos Anticarcinógenos

La Quercetina ha demostrado actuar en 6 importantes mecanismos de acciones moleculares con efectos anticarcinógenos.

 

Disminución de la actividad de la proteína P53 mutante:

La Quercetina (248 µMol ) disminuye la expresión de la proteína p53 mutante a niveles casi indetectables en líneas celulares humanas de cáncer de mama. Se determinó que la inhibición de la expresión de la p53 permite detener la replicación celular en la fase G2-M[41] (Figura 7). En humanos, las mutaciones de p53 se encuentran dentro de las anomalías genéticas cancerosas más comunes.[42]

 

Detenimiento de la fase G1-M:

El punto de control G1-M influenciado por el gen p53 es un sitio importante para el control de la proliferación celular. Se ha encontrado que la Quercetina detiene a las células T leucémicas humanas en la parte final de la fase G1-M del ciclo celular.[43]

Este detenimiento de G1-M también se encontró en células cancerígenas gástricas tratadas con Quercetina. Con una concentración sérica de 70 µMol de Quercetina se redujo en un 10% más el crecimiento celular en comparación con el grupo control.[44]

 

Inhibición de la Tirosina-Quinasa:

Las tirosina quinasas son una familia de proteínas situadas en o cerca de la membrana celular que participan en la transducción de factores de crecimiento al núcleo. Se estima que la expresión de la tirosina quinasa está implicada en la oncogénesis dada su capacidad para afectar negativamente el control regulatorio del crecimiento celular.[45] En pacientes con diferentes tipos de cáncer avanzados, la administración intravenosa de Quercetina generó la inhibición de la tirosina-quinasa en linfocitos a la hora en nueve de once casos. Esta inhibición continuó durante un periodo de 16 horas después de la administración[46]. Los medicamentos dirigidos a modificar la actividad de la tirosina quinasa (tirfostinas) son vistos actualmente como posibles agentes antitumorales sin los efectos secundarios citotóxicos observados con la quimioterapia convencional. La Quercetina fue el primer compuesto que pasó los ensayos de fase 1 en humanos como inhibidor de la tirosina quinasa.[47]

 

Afinidad por el receptor de estrógenos tipo II (ER II):

Se ha propuesto que sitios sobre el ER II reciben flavonoides con el fin de causar una inhibición del crecimiento celular.[48] Se ha demostrado que la Quercetina induce la expresión de ER II en ambos tipos de cáncer de mama: con receptor de estrógeno positivo (ER +) y receptor de estrógeno negativo (ER -). La inducción de los ER II en un tratamiento con Quercetina permite una mayor inhibición del crecimiento de células ER.[49] En células de melanoma humano cultivadas, la Quercetina tuvo afinidad con los ER II de forma similar al tamoxifeno y dietilestilbestrol.[50] Tales sitios sobre ER II se encuentran en el tejido normal y en muchos tipos de tumores humanos, incluyendo el cáncer de mama, de ovario, colorectal, meníngeo, leucemia, y melanoma. La expresión de ER II es independiente del estado de los receptores de estrógenos de tipo I (ER I).

 

Inhibición de proteínas de choque térmico:

Se ha encontrado que la Quercetina inhibe la producción de proteínas de choque térmico en varias líneas de células malignas, incluyendo el cáncer de mama[51], leucemia[52], y cáncer de colon[53]. Las proteínas de choque térmico forman un complejo con p53 mutante, el cual hace que las células tumorales eviten los mecanismos normales de control del ciclo celular. En este sentido, las proteínas de choque térmico están asociadas a una supervivencia libre de enfermedad más corta[54] y a la resistencia a la quimioterapia en cáncer de mama[55].

 

Inhibición de proteínas Ras:

Se ha encontrado que la Quercetina (10 µMol) inhibe la expresión del oncogén p21-ras en líneas de células cultivadas de cáncer de colon.[56] Las mutaciones de este importante gen suelen perjudicar la fase celular GTP-asa, resultando en una activación continua de la señal que induce la replicación del ADN. Las mutaciones de protooncogenes Ras se encuentran en más del 50% de los cánceres de colon, y también en muchos otros tipos de tumores.[57]

 

Estudios Clínicos Explorando los Beneficios Antiinflamatorios de la Curcumina y de la Quercetina

Alergias

Los efectos estabilizadores de la Quercetina sobre los mastocitos la convierten en una excelente opción para  prevenir la liberación de histamina en casos de alergia.

Los estudios demuestran que la Quercetina inhibe la liberación de histamina estimulada por alérgenos que inducen la producción de IgE. Adicionalmente a sus efectos sistémicos, se considera que los efectos antialérgicos de la Quercetina podrían ser en parte debidos a los efectos antiinflamatorios y antihistamínicos a nivel del tejido linfoide asociado a los intestinos.[58]

 

Artritis Reumatoide

En un ensayo preliminar controlado, doble ciego y aleatorio (ECA), la curcumina se comparó con la fenilbutazona en pacientes con artritis reumatoide. La curcumina en dosis diarias de 1.200mg redujo la inflamación articular, redujo la rigidez al levantarse y aumentó el tiempo de caminata.[59]

 

Dispepsia y Úlcera Gástrica

En un ensayo clínico de fase II con 45 sujetos (24 hombres, 21 mujeres, edades 16-60 años), de los cuales a 25 sujetos con úlceras pépticas diagnosticadas endoscópicamente se les dio 600mg de curcumina cinco veces al día, 30-60 minutos antes de comer, a las 4:00 pm y antes de acostarse durante 12 semanas. Desaparecieron las úlceras en 12 pacientes (48%) después de cuatro semanas, en 18 pacientes después de ocho semanas,y 19 pacientes (76%) después de 12 semanas. El otro subgrupo de 20 pacientes que no tenían ulceraciones detectables en el inicio del estudio pero que presentaban síntomas asociados a erosiones, gastritis, y dispepsia recibieron también la curcumina y se observó que después de 1-2 semanas el dolor abdominal y los otros síntomas habían disminuido significativamente.[60]

Estudios realizados en animales han demostrado que la Quercetina protege contra la úlcera gástrica causada por el etanol, probablemente mediante la inhibición de la peroxidación lipídica de las células gástricas.[61] Un estudio in vitro interesante demuestra que de una manera dosis-dependiente la Quercetina ejerce un efecto inhibidor sobre el crecimiento de Helicobacter pylori, explicando desde otro punto de vista los resultados que produce en el manejo de la úlcera gástrica.[62]

 

Enfermedades Cardiovasculares

Los efectos cardiovasculares de la Quercetina se centran en sus funciones como antioxidante, antiinflamatorio y posiblemente antiagregante plaquetario.[63] En el estudio Zutphen Elderly con seguimiento a cinco años en hombres entre 65 y 84 años, se investigó la relación entre la ingesta de flavonoides en la dieta y el riesgo de enfermedad coronaria. El riesgo de mortalidad por enfermedad cardíaca disminuyó significativamente a medida que la ingestión de flavonoides aumentó. Un grupo consumió 25% más flavonoides que el otro. Los individuos del grupo que consumió más flavonoides tuvieron un riesgo relativo 40% inferior a los individuos del otro grupo.[64] En una cohorte de este mismo estudio, la ingesta dietética de los flavonoides (principalmente Quercetina) se asoció inversamente con la incidencia de accidente cerebrovascular.[65]

 

Enfermedades Inflamatorias Digestivas y Síndrome del Colon Irritable

Holt et al realizaron un estudio piloto para examinar el efecto de la terapia con curcumina en 10 pacientes con enfermedades inflamatorias digestivas (cinco con Enfermedad de Crohn [EC] y cinco con Colitis Ulcerativa [CU], edades de 28-54) que habían previamente recibido terapia estándar para EC o CU. Cinco pacientes con proctitis (CU de la zona rectal) recibieron 550mg dos veces al día de curcumina durante un mes y luego la misma dosis tres veces al día por un período adicional de un mes. Se evaluaron al inicio y al final del estudio la velocidad de sedimentación globular (VSG), la proteína C-reactiva (PCR), los resultados de la sigmoidoscopia y biopsia. Los síntomas se evaluaron mediante un cuestionario y diario llevado cada día. Los otros cinco pacientes, con enfermedad de Crohn, recibieron 360mg tres veces al día durante un mes y luego cuatro veces al día durante un segundo mes. El Índice de Actividad de la Enfermedad de Crohn (CDAI), PCR, VSG y la función renal fueron evaluados en todos los pacientes al inicio y al final del estudio. En el grupo de pacientes con proctitis todos mejoraron al final del estudio, como se indica por un indicador global, dos eliminaron los medicamentos que tomaban antes del estudio, dos disminuyeron sus medicamentos y todos los cinco sujetos demostraron parámetros normales de VSG y PCR (marcadores serológicos de inflamación) al terminar los dos meses de tratamiento. En el grupo de EC, el puntaje del CDAI disminuyó en un promedio de 55 puntos y la PCR y VSG disminuyeron en cuatro de cinco pacientes.[66]

 

Enfermedades Oculares

La uveítis anterior es una condición caracterizada por inflamación del tracto uveal del ojo (incluyendo el iris); no tratada puede causar una visión borrosa y daño permanente. Aunque la causa exacta de la uveítis anterior no se ha determinado aún, se ha notado que se produce por la presencia de uno de estos antecedentes: trauma ocular, tuberculosis, artritis reumatoide, sarampión o paperas y otras enfermedades oculares. Por lo general el tratamiento busca reducir la inflamación.[67]

En un ensayo clínico con 32 pacientes (edades 19-70) con uveítis anterior, se administró 375mg de curcumina solo o junto con terapia antituberculosa (a aquellos pacientes que tuvieron una prueba positiva de tuberculina) tres veces al día durante 12 semanas. Del grupo de la curcumina sola (n=18), el 100% reportaron una mejoría marcada después de dos semanas de tratamiento, comparado con el 86% en el grupo curcumina/terapia antituberculosis (n=14). Se observaron mejorías en agudeza visual, en turbidez del humor acuoso y adicionalmente se disminuyeron los precipitados queráticos.[68] La curcumina se ha utilizado para el manejo de pseudotumores orbitales inflamatorios e idiopáticos (IOIP). Los pseudotumores orbitales incluyen las lesiones oculares de naturaleza no neoplásica y las lesiones cuyas causas no son claramente definidas. Son condiciones inflamatorias e inmunológicas que se caracterizan por una masa dura en la órbita, inflamación de la conjuntiva y disminución de la agudeza visual. El tratamiento convencional consiste en el uso de corticoesteroides, que es en muchas ocasiones inefectivo.[69] En un pequeño estudio de ocho pacientes con IOIP, se administró 375mg de curcumina tres veces al día por 6-22 meses. Los pacientes fueron seguidos durante dos años y evaluados a intervalos de tres meses. Sólo el 60% de los participantes completaron el estudio, pero de este porcentaje el 90% se recuperó completamente con el tratamiento con la curcumina.

De este último grupo un paciente terminó el estudio completamente asintomático, pero presentando cierta restricción en el movimiento ocular.[70]

 

Osteopenia / Osteoporosis

La funcionalidad de la curcumina en el manejo de condiciones óseas se atribuye a los efectos inhibidores que causa sobre la cascada inflamatoria y al aumento de los niveles de antioxidantes que genera. Evidencias preclínicas y clínicas sugieren que el manejo de la salud ósea resulta ser más exitoso cuando se enfoca sobre múltiples senderos fisiológicos implicados que cuando se aplica una terapia con un mecanismo de acción único. Agentes que modulan múltiples senderos celulares, como la curcumina, tienen un potencial muy valioso en el tratamiento de este tipo de enfermedades. Se ha estudiado el uso de la forma fitosomal de Cúrcuma longa en comparación al “mejor tratamiento disponible” durante 8 meses con 100 pacientes presentando condiciones que debilitan la matriz ósea (confirmado por imágenes radiográficas). Los síntomas fueron evaluados con el sistema de puntaje WOMAC, la movilidad fue evaluada con el desempeño al caminar en una caminadora y los resultados fueron trazados midiendo marcadores de la respuesta inflamatoria: proteína C reactiva, interleuquinas (IL-1b, IL-6), sCD40L, molécula soluble de adhesión a la célula vascular (sVCAM-1) y la velocidad de sedimentación eritrocitaria. Los resultados demostraron que el grupo tratado con la forma fitosomal de Cúrcuma longa tuvo una reducción significativa en todos los parámetros clínicos del WOMAC, los puntajes disminuyeron de 80,6 a 33,3 y todos los otros parámetros mejoraron significativamente mientras no se observaron variaciones significativas en el grupo control recibiendo el “mejor tratamiento disponible”[71] (ver siguiente tabla):

Quimioprevención y Tratamiento

En un ensayo de 15 pacientes con cáncer colorectal avanzado, investigadores administraron dosis de curcuminoides entre 450 y 3.600mg diario por un período de 4 meses. Análisis de sangre y de imágenes se realizaron al inicio del estudio y en varios puntos durante todo el ensayo. En seis pacientes que recibieron una dosis de 3.600mg se encontró que los niveles promedios de prostaglandina E2 (PGE2) medidos después de 29 días de tratamiento disminuyeron de 46% en comparación con el inicio del tratamiento. PGE2 es una molécula proinflamatoria que resulta de la acción de la ciclo-oxigenasa y que ha demostrado estimular el crecimiento del cáncer colorectal en humanos.[72] Adicionalmente, las tomografías y las resonancias magnéticas mostraron que dos pacientes (uno tomando 900mg, el otro con 1.800mg) lograron estabilizar la enfermedad después de dos meses. Otro estudio controlado realizado con 160 pacientes usando la forma fitosomal demostró que el uso de la Cúrcuma longa mejora significativamente los efectos adversos del tratamiento oncológico convencional.[73]

Un estudio realizado en animales monitoreó el efecto de la Quercetina en individuos que presentaban tumores abdominales derivados de una línea de células cancerígenas. La administración diaria de una inyección intraperitoneal de Quercetina inhibió significativamente el crecimiento tumoral en todas las dosis ensayadas (20, 200, 400 y 800mg/kg). La dosis de 20mg/kg dió un efecto similar a la dosis mayor de 800mg/kg. El efecto sobre el crecimiento de las células fibroblásticas humanas normales fue mínimo. Los autores concluyeron que la Quercetina puede ser un inhibidor selectivo del crecimiento tumoral celular.[74]

Se puede apreciar en el caso de ambas sustancias que existen más de 20 estudios clínicos en curso de fase II y III, que se terminarán o se publicarán próximamente.[75]

 

Postoperatorio

Satoskar et al examinaron los efectos de la curcumina en comparación con la fenilbutazona y un placebo en casos de edema del cordón espermático post cirugía en casos de hernia inguinal o hidrocele. Los cuarenta y cinco pacientes (edades 15-68) del Grupo A recibieron 400mg de curcumina, mientras que los pacientes del Grupo B (placebo) recibieron 250mg de lactosa, y los pacientes del Grupo C recibieron 100mg de fenilbutazona tres veces al día durante seis días después de la operación. Los parámetros medidos fueron el edema y la sensibilidad del cordón espermático, así como el dolor y la molestia al tocar la región operada (0: ausente, 1: leve, 2: moderada, 3: grave) y reflejada por puntuación de intensidad (TIS) de 0-12. La TIS en el Grupo A (curcumina) disminuyó al día 6 del 84,2%, en el Grupo B (placebo) disminuyo del 61,8%, y en el Grupo C (fenilbutazona) disminuyó del 86%. Aunque los puntajes TIS para la curcumina y la fenilbutazona fueron similares al día 6, la curcumina demostró ser más valiosa en la reducción de los cuatro marcadores de la inflamación medidos. La fenilbutazona no redujo la sensibilidad a la palpación de la herida quirúrgica.[76]

 

Rechazo de Trasplante Renal

Un ECA investigó el efecto de una combinación de 480mg de curcumina y 20mg de Quercetina por cápsula sobre los rechazos tardíos de trasplante (DGR) en 43 pacientes con trasplante renal. Los sujetos fueron asignados al azar en tres grupos: a dosis baja (una cápsula), a dosis alta (dos cápsulas), o placebo (una cápsula dos veces al día) durante un mes después de la cirugía. De los 39 participantes que completaron el estudio, 2 de los 14 en el grupo de control experimentaron DGR en comparación a 0 en los dos grupos de tratamiento. Adicionalmente, se logró disminuir de manera significativa la creatinina en suero 48 horas post-trasplante en el 71% de los pacientes del grupo de tratamiento (dosis baja), en el 93% de los pacientes del grupo con dosis alta, y en el 43% de los pacientes del grupo placebo. Se estima que se logra una recuperación temprana de la función renal en período post-trasplante induciendo la enzima hemo-oxigenasa, inhibiendo el NF-κβ y de las citoquinas pro-inflamatorias, y neutralizando los radicales libres asociados al daño tisular.[77]

 

Efectos Secundarios y Toxicidad

No se han reportado casos de toxicidad, ni se conocen efectos secundarios asociados a la administración aguda o crónica de extractos de Cúrcuma longa y de Quercetina a dosis < 8 gramos/día.

 

Dosificación

La dosis recomendada de extractos estandarizados en forma fitosomal de Cúrcuma longa y Quercetina es entre 400 y 1.200mg diarios.

 

 

REFERENCIAS

1. Aggarwal BB, Kumar A, Bharti AC. Anticancer potential of curcumin: preclinical and clinical studies. Anticancer Res 2003;23:363-398

2. Wang YJ, Pan MH, Cheng AL, et al. Stability of curcumin in buff er solutions and characterization of its degradation products. J Pharm Biomed Anal 1997;15:1867-1876.

3. Wahlstrom B, Blennow G. A study on the fate of curcumin in the rat. Acta Pharmacol Toxicol 1978;43:86-92.

4. Ravindranath V, Chandrasekhara N. Absorption and tissue distribution of curcumin in rats. Toxicol 1980;16:259-265.

5. Marczylo TH, Verschoyle RD, Cooke DN,et al. Comparison of systemic availability of curcumin with that of curcumin formulated with phosphatidylcholine. Cancer Chemother Pharmacol 2007;60:171-177.

6. Chan, W. H. and Wu, H. J. Protective effects of curcumin on methylglyoxal-induced oxidative DNA damage and cell injury in human mononuclear cells. Acta Pharmacol Sin. 2006;27(9):1192-1198.

7. Kim, J. E., Kim, A. R., Chung, H. Y., Han, S. Y., Kim, B. S., and Choi, J. S. In vitro peroxynitrite scavenging activity of diarylheptanoids from Curcuma longa. Phytother.Res 2003;17(5):481-484

8. Ciftci, O., Ozdemir, I., Tanyildizi, S., Yildiz, S., and Oguzturk, H. Antioxidative effects of curcumin, beta-myrcene and 1,8-cineole against 2,3,7,8-tetrachlorodibenzo-p-dioxin-induced oxidative stress in rats liver. Toxicol Ind Health 2011;27(5):447-453

9. Park EJ, Jeon CH, Ko G, et al. Protective effect of curcumin in rat liver injury induced by carbon tetrachloride. J Pharm Pharmacol 2000;52:437-440.

10. Donatus IA, Sardjoko, Vermeulen NP. Cytotoxic and cytoprotective activities of curcumin. Effects on paracetamol-induced cytotoxicity, lipid peroxidation and glutathione depletion in rat hepatocytes. Biochem Pharmacol 1990;39:1869-1875.

11. Soni KB, Rajan A, Kuttan R. Reversal of aflatoxin induced liver damage by turmeric and curcumin. Cancer Lett 1992;66:115-121.

12. Ramprasad C, Sirsi M. Curcuma longa and bile secretion. Quantitative changes in the bile constituents induced by sodium curcuminate. J Sci Indust Res 1957;16C:108-110.

13. Goel A, Kunnumakkara AB, Aggarwal BB. Curcumin as “curecumin”: from kitchen to clinic. Biochem Pharmacol 2008;75:787-809.

14. Abe Y, Hashimoto S, Horie T. Curcumin inhibition of inflammatory cytokine production by human peripheral blood monocytes and alveolar macrophages. Pharmacol Res 1999;39:41-47.

15. Surh YJ, Chun KS, Cha HH, et al. Molecular mechanisms underlying chemopreventive activities of anti-inflammatory phytochemicals: down-regulation of COX-2 and iNOS through suppression of NFkappa B activation. Mutat Res 2001;480-481:243-268.

16. Jobin C, Bradham CA, Russo MP, et al. Curcumin blocks cytokine-mediated NF-kappa B activation and proinflammatory gene expression by inhibiting inhibitory factor I-kappa B kinase activity. J Immunol 1999;163:3474-3483.

17. Kawamori T, Lubet R, Steele VE, et al. Chemopreventative effect of curcumin, a naturally occurring anti-inflammatory agent, during the promotion/progression stages of colon cancer. Cancer Res1999;59:597-601.

18. Limtrakul P, Lipigorngoson S, Namwong O, et al. Inhibitory effect of dietary curcumin on skin carcinogénesis in mice. Cancer Lett 1997;116:197-203.

19. Thaloor D, Singh AK, Sidhu GS, et al. Inhibition of angiogenic differentiation of human umbilical vein endothelial cells by curcumin. Cell Growth Differ 1998;9:305-312.

20. Mehta RG, Moon RC. Characterization of effective chemopreventive agents in mammary gland in vitro using an initiation-promotion protocol. Anticancer Res 1991;11:593-596.

21. Pizorrno JE, Murray MT. Textbook of Natural Medicine, 2nd Ed. London: Churchill Livingstone; 1999;689-693.

22. Ramirez-Tortosa MC, Mesa MD, Aguilera MC, et al. Oral administration of a turmeric extract inhibits LDL oxidation and has hypocholesterolemic effects in rabbits with experimental atherosclerosis. Atherosclerosis 1999;147:371-378.

23. Srivastava R, Puri V, Srimal RC, Dhawan BN. Effect of curcumin on platelet aggregation and vascular prostacyclin synthesis. Arzneimittelforschung 1986;36:715-717.

24. Ramirez-Tortosa MC, Mesa MD, Aguilera MC, et al. Oral administration of a turmeric extract inhibits LDL oxidation and has hypocholesterolemic effects in rabbits with experimental atherosclerosis. Atherosclerosis 1999;147:371-378.

25. Ammon HPT, Wahl MA. Pharmacology of Curcuma longa. Planta Medica 1991;57:1-7.

26. Rafatulla S, Tariq M, Alyahya MA, et al. Evaluation of turmeric (Curcuma longa) for gastric and duodenal antiulcer activity in rats. J Ethnopharmacol 1990;29:25-34.

27. Hollman PCH, Gaag MVD, Mengelers MJB, et al. Absorption and disposition kinetics of the dietary antioxidant quercetin in man. Free Rad Biol Med 1996;21:703-707.

28. Morand C, Crespy V, Manach C, et al. Plasma metabolites of quercetin and their antioxidant properties. Am J Physiol 1998;275:R212-R219.

29. Miller AL. Antioxidant flavonoids: structure, function and clinical usage. Altern Med Rev 1996;1:103-111.

30. Nagao A, Seki M, Kobayashi H. Inhibition of xanthine oxidase by flavonoids. Biosci Biotechnol Biochem 1999;63:1787-1790.

31. Kuhlmann MK, Burkhardt G, Horsch E, et al. Inhibition of oxidant-induced lipid peroxidation in cultured renal tubular epithelial cells (LLC-PK1) by quercetin. Free Radic Res 1998;29:451-460.

32. DeWhalley CV, Rankin JF, Rankin SM, et al. Flavonoids inhibit the oxidative modification of low density lipoproteins. Biochem Pharmacol 1990;39:1743-1749.

33. Skaper SD, Fabris M, Ferrari V, et al. Quercetin protects cutaneous tissue-associated cell types including sensory neurons from oxidative stress induced by glutathione depletion: cooperative effects of ascorbic acid. Free Radic Biol Med 1997;22:669-678.

34. Raso GM, Meli R, Di Carlo G, et al. Inhibition of inducible nitric oxide synthase and cyclooxygenase-2 expression by flavonoids in macrophage J774A.1. Life Sci 2001;68:921-931.

35. Bronner C, Landry Y. Kinetics of the inhibitory effect of flavonoids on histamine secretion from mast cells. Agents Actions 1985;16:147-151.

36. Chaudry PS, Cabera J, Juliani HR, Varma SD. Inhibition of human lens aldose reductase by flavonoids, sulindac, and indomethacin. Biochem Pharmacol 1983;32:1995-1998.

37. Shoskes DA, Zeitlin SI, Shahed A, et al. Quercetin in men with category III chronic prostatitis: a preliminary prospective, double-blind, placebo-controlled trial. Urology 1999;54:960-963.

38. Katske F, Shoskes DA, Sender M, et al. Treatment of interstitial cystitis with a quercetin supplement. Tech Urol 2001;7:44-46.

39. Harada S, Haneda E, Maekawa T, et al. Casein kinase II (CK-II)-mediated stimulation of HIV-1 reverse transcriptase activity and characterization of selective inhibitors in vitro. Biol Pharm Bull 1999;22:1122-1126.

40. Kaul TN, Middleton E Jr, Ogra PL. Antiviral effect of flavonoids on human viruses. J Med Virol 1985;15:71-79.

41. Avila MA, Velasco JA, Harter KW, et al. Quercetin as a modulator of the celular neoplastic phenotype. Adv Expl Med Biol 1996;401:101-110.

42. Nigro JM, Baker SJ, Preisinger AC, et al. Mutations in the p53 gene occur in diverse human tumour types. Nature 1989;342:705-708.

43. Yoshida M, Yamamoto M, Nikaido T. Quercetin arrests human leukemic T-cells in late G1 phase of the cell cycle. Cancer Res1992;52:6676-6681.

44. Yoshida M, Sakai T, Hosokawa N, et al. The effect of quercetin on cell cycle progression and growth of human gastric cancer cells. FEBS Lett 1990;260:10-13.

45. Boutin JA. Tyrosine protein kinase inhibition and cancer. Int J Biochem 1994;26:1203-1226.

46. Ferry DR, Smith A, Malkhandi J, et al. Phase I clinical trial of the flavonoid quercetin: pharmacokinetics and evidence for in vivo tyrosine kinase inhibition. Clin Cancer Res1996;2:659-668.

47. Klohs WD, Fry DW, Kraker AJ. Inhibitors of tyrosine kinase. Curr Opin Oncol 1997;9:562-568.

48. Markaverich BM, Roberts RR, Alejandro MA,et al. Bioflavonoid interaction with rat uterine type II binding sites and growth inhibition. J Steroid Biochem 1988;30:71-78.

49. Scambia G, Ranelletti FO, Benedetti Panici P, et al. Quercetin induces type-II estrogenbinding sites in estrogen-receptor-negative (MDA-MB231) and estrogen-receptor-positive (MCF-7) human breast cancer cell lines. Int J Cancer 1993;54:462-466.

50. Piantelli M, Maggiano N, Ricci R, et al. Tamoxifen and quercetin interact with type II estrogen binding sites and inhibit the growth of human melanoma cells. J Invest Dermatol 1995;105:248-253.

51. Hansen RK, Oesterreich S, Lemieux P, et al. Quercetin inhibits heat shock protein induction but not heat shock factor DNA-binding inhuman breast carcinoma cells. Biochem Biophys Res Commun 1997;239:851 856.

52. Elia G, Amici C, Rossi A, Santoromg. Modulation of prostaglandin A1-induced thermotolerance by quercetin in human leukemic cells: role of heat shock protein 70.Cancer Res 1996;56:210-217.

53. Koishi M, Hosokawa N, Sato M, et al. Quercetin, an inhibitor of heat shock protein synthesis, inhibits the acquisition of thermotolerance in a human colon carcinoma cell line. Jpn J Cancer Res 1992;83:1216-1222.

54. Ciocca DR, Clark GM, Tandon AK, et al. Heat shock protein hsp70 in patients with axillary lymph node-negative breast cancer: prognostic implications. J Natl Cancer Inst 1993;85:570-574.

55. Oesterreich S, Weng CN, Qui M, et al. The small heat shock protein hsp27 is correlated with growth and drug resistance in human breast cancer cell lines. Cancer Res 1993;53:4443-4448.

56. Ranelletti FO, Maggiano N, Serra FG, et al.Quercetin inhibits p21-ras expression in human colon cancer cell lines and in primary colorectal tumors. Int J Cancer 1999;85:438-445.

57. DeVita NT, Hellman S, Rosenberg SA, eds. Cancer: Principles and Practice of Oncology, 5th ed. Philadelphia, PA: Lippencott-Raven;1997.

58. Midddleton E Jr, Drzewiecki G. Flavonoid inhibition of human basophil histamine release stimulated by various agents. Biochem Pharmacol 1984;33:3333-3338.

59. Deodhar SD, Sethi R, Srimal RC. Preliminary study on antirheumatic activity of curcumin (diferuloyl methane). Indian J Med Res 1980;71:632-634.

60. Prucksunand C et al. Phase II clinical trial on eff ect of the long turmeric (Curcuma longa Linn) on healing of peptic ulcer. Southeast Asian J Trop Med Public Health 2001;32:208-215.

61. Alarcon de la Lastra C, Martin MJ, Motilva V. Antiulcer and gastroprotective effects of quercetin: a gross and histologic study. Pharmacology 1994;48:56-62.

62. Beil W, Birkholz C, Sewing KF. Effects of flavonoids on parietal cell acid secretion, gastric mucosal prostaglandin production and Helicobacter pylori growth. Arzneimittelforschung 1995;45:697-700.

63. Pace-Asciak CR, Hahn S et al. The red wine phenolics trans-resveratrol and quercetin block human platelet aggregation and eicosanoid synthesis: implications for protection against coronary heart disease. Clin Chim Acta 1995;235:207 219.

64. Hertogmg, Feskens J, Hollman PC, et al. Dietary antioxidant flavonoids and risk of coronary heart disease: the Zutphen Elderly Study. Lancet 1993;342:1007-1011.

65. Keli SO, Hertogmg, Feskens EJ, Kromhout D. Dietary flavonoids, antioxidant vitamins, and incidence of stroke: the Zutphen study. Arch Intern Med 1996;156:637-642.

66. Holt PR, Katz S, Kirshoff R. Curcumin therapy in inflammatory bowel disease: a pilot study. Dig Dis Sci 2005;50:2191-2193.

67. Anterior uveitis. http://www.aoa.org/x4719.xml [Accessed March 15, 2009]

68. Lal B, Kapoor AK, Asthana OP, et al. Effi cacy of curcumin in the management of chronic anterior uveitis. Phytother Res 1999;13:318-322.

69. Mombaerts I, Goldschmeding R, Schlingemann RO, Koornneef L. What is orbital pseudotumour? Surv Ophthalmol 1996;41:66-78.

70. Lal B, Kapoor AK, Agrawal PK, et al. Role of curcumin in idiopathic inflammatory orbital pseudotumours. Phytother Res 2000;14:443-447.

71. Belcaro G., Cesarone M.R., Dugall M. et al., Efficacy and Safety of Meriva®, al., Curcuminphosphatidylcholine Complex, during Extended Administration in Osteoarthritis Patients. Altern Med Rev, 2010, 15(4): p. 337-44.

72. Shao J, Lee SB, Guo H, et al. Prostaglandin E2 stimulates the growth of colon cancer cells via induction of amphiregulin. Cancer Res 2003;63:5218-5223.

73. Belcaro G, Hosoi M et al. A controlled study of a lecithinized delivery system of curcumin (Meriva®) to alleviate the adverse effects of cancer treatment. Phytother Res. 2014 Mar;28(3):444-50. doi: 10.1002/ptr.5014. Epub 2013 Jun 15.

74. Castillo MH, Perkins E, Campbell JH, et al. The effects of the bioflavonoid quercetin on squamous cell carcinoma of head and neck origin. Am J Surg 1989;158:351-355.

75. Clinicaltrials.gov/ curcumin, quercetin, cancer

76. Satoskar RR, Shah SJ, Shenoy SG. Evaluation of anti-inflammatory property of curcumin (diferuloyl methane) in patients with postoperative inflammation. Int J Clin Pharmacol Ther Toxicol 1986;24:651-654.

77. Shoskes D, Lapierre C, Cruz-Corerra M, et al. Beneficial eff ects of the bioflavonoids curcumin and quercetin on early function in cadaveric renal transplantation: a randomized placebo controlled trial. Transplantation 2005;80;1556-1559.

 

VER RÓTULO.

Producto de Venta Libre. Registro sanitario INVIMA Nº SD2014-0003172

> Volver al inicio

 

 C.C. BIMA, Auto Norte No. 232 - 35, Local 4-005  •  Horario de atención: Lunes – Viernes  •  8:30am - 6:00pm  •  Teléfonos: 742-3902  •  742-3926  • E-mail: info@nutrabiotics.info

© 2015 Nutrabiotics S.A.S. Todas las marcas son propiedad de Nutrabiotics S.A.S. y se usan con permiso. Términos y condiciones de uso.

PARA USO INTERNO SIN FINES PUBLICITARIOS