ÁREA EXCLUSIVA PARA MIEMBROS

GLUTACEÓN®

Frasco por 60 cápsulas

Fórmula a base de S-Acetil-Glutatión reducido, Riboflavina–5-fosfato, Nicotinamida y Selenio.

 

Introducción

El glutatión reducido, más comúnmente llamado glutatión o GSH, es una molécula relativamente pequeña ubicua en los seres vivos1. Su agotamiento intracelular resulta en una ruptura de la funcionalidad y luego en la muerte celular; su relevancia clínica se ha investigado durante varias décadas y se reconoce ampliamente2. El GSH es el tiol intracelular (SH) más pequeño. Su excelente capacidad para donar electrones combinado con su alta concentración intracelular, le confieren un gran poder reductor.3 Estas características hacen del glutatión, un potente antioxidante, un cofactor enzimático muy solicitado y una fuente de sulfatos (grupo tiol) que entra a participar en sistemas complejos que regulan actividades celulares.

La concentración de GSH en los tejidos humanos varían normalmente de 0,1 a 10 milimolares (mM), siendo más concentrado en el hígado (hasta 10 mM) y en el bazo, riñón, cristalino, eritrocitos, y leucocitos.4 Varios factores causativos de estrés oxidativo pueden agotar el GSH, incluyendo: rayos ultravioletas y otras radiaciones5, infecciones bacterianas y virales6, toxinas ambientales, productos químicos de uso doméstico, metales pesados, cirugía,
inflamación, quemaduras, choque séptico7,8 y deficiencias nutricionales de precursores y cofactores enzimáticos necesarios para su síntesis y reciclaje.9

Los radicales libres son definidos como moléculas o fragmentos moleculares con uno o dos electrones desapareados. Un radical libre es altamente reactivo por lo que busca “robarse” el electrón de otro
átomo o molécula para aparear su electrón “soltero” y así equilibrar sus cargas. La reactividad de los
radicales libres con otras moléculas es tan pronunciada que su vida media no logra rebasar millonésimas de segundo.10 El estrés oxidativo se origina por un desequilibrio entre la producción de especies reactivas de oxígeno (ERO) y/o nitrógeno (ERN), y la capacidad antioxidante de la célula. Las ERO incluyen, entre otras, el anión superóxido (O2-), los radicales hidroxilo (●OH) y el peróxido de hidrógeno (H2O2). Las ERN incluyen el óxido nítrico (NO-), dióxido de nitrógeno (NO2-) y el peroxinitrito (OONO-), entre otras moléculas. El daño a los tejidos causado por estrés oxidativo se ha relacionado con diversos fenómenos biológicos, incluyendo envejecimiento prematuro, carcinogénesis, aterosclerosis y neurodegeneración.11

Figura 1. Fuentes de producción de radicales libres.

 

 

Figura 2. Disfunción celular relacionada a la disminución de GSH.

 

 

BIOQUÍMICA Y METABOLISMO

El glutatión reducido (GSH) es un tripéptido lineal compuesto de ácido glutámico, L-cisteína y glicina. Su nombre técnico es Gamma-glutamil-cisteinil-glicina, la molécula tiene un grupo sulfhidrilo (-SH) en la parte del cisteinil, lo que le confiere su capacidad para donar electrones. Cuando pierde electrones por acción de la enzima glutatión peroxidasa, la molécula se oxida, y por consecuencia, dos moléculas se unen (dimerización) mediante un puente disulfuro para formar el disulfuro de glutatión o el glutatión oxidado (GSSG). La célula logra revertir este estado del compuesto tras una reducción mediada por la enzima glutatión reductasa. Un control homeostático, tanto intracelular como extracelular, mantiene un equilibrio dinámico entre la síntesis de GSH, el reciclaje del GSSG y su utilización.

La síntesis de GSH implica dos reacciones enzimáticas estrechamente relacionadas y controladas que consumen ATP.12 Primero, la cisteína y el glutamato se combinan, por acción de la gamma-glutamil cisteinil sintetasa. En segundo lugar, la GSH sintetasa combina la gamma-glutamil-cisteína con glicina para generar el GSH. Cuando los niveles de GSH aumentan, se auto-limita aún más la síntesis de GSH; de lo contrario, la disponibilidad de cisteína es generalmente el factor limitante de la síntesis. El ayuno9, y las deficiencias nutricionales proteínicas y de aminoácidos13 limitan la síntesis de GSH. La enzima glutatión reductasa utiliza como cofactores las vitaminas B2 y B3 para reciclar GSSG en dos moléculas de GSH. El equilibrio GSH-GSSG es crucial para mantener la homeodinámica, estabilizar el espectro biomolecular celular, y facilitar el rendimiento celular y la supervivencia.14

 

Polimorfismos de nucleótido simple (PNSs)

Se han demostrado varios polimorfismos en los genes que codifican para las enzimas del metabolismo del glutatión. La enzima reguladora de la síntesis de glutatión, la GluCys sintetasa (GLC), está constituida por dos subunidades, una moduladora (GCLM) y la otra catalítica (GCLC). Los polimorfismos de este gen se han asociado con varias enfermedades, y se han clasificado en genotipos de bajo riesgo y de alto riesgo. Los genotipos de alto riesgo están presentes en 35-40% de los pacientes con enfermedades relacionadas a niveles bajos de GSH. El cultivo de fibroblastos de estos pacientes mostró menor actividad de GLC y menor concentración de GSH. También se ha observado que combinaciones de polimorfismos en los genes de las isoenzimas de la GST (GSTM1, GSTT1, GSTP1 y GSTA1) generan un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia.15

 

Figura 3. Función antioxidante del GSH y reciclaje del GSSG.

 

La molécula de glutatión existe en forma reducida y oxidada, cuando los sustratos de la enzima glutatión peroxidasa aceptan electrones durante el proceso de óxido-reducción, la parte cisteinil del tripéptido glutatión se oxida y el grupo –SH del glutatión reducido (GSH) se vuelve un grupo–S-S- del glutatión oxidado (GSSG). En seguida, la glutatión reductasa utiliza NADPH (Vit. B3) y FADH2 (Vit. B2) reducidos para regenerar el glutatión reducido (GSH).

 

El glutatión y el envejecimiento

La literatura científica y médica ha establecido claramente que los niveles de glutatión disminuyen con la edad16, en el envejecimiento prematuro y en pobres estados de salud. Investigadores establecieron que concentraciones más altas de GSH se asociaron con una buena salud, independientemente de la edad; sujetos con enfermedades crónicas tenían concentraciones de GSH en promedio más bajos que los individuos sin enfermedad y con buen estado de salud.17

 

Figura 4. Disminución de los niveles de glutatión en sangre total durante el envejecimiento.

 

La función del GSH como cofactor enzimático

1. En múltiples enzimas peroxidasas: neutraliza grupos peróxidos generados por radicales libres sobre diversas moléculas biológicas.

2. En transhidrogenasas: reduce la oxidación del ADN, proteínas y otras biomoléculas.

3. En glutatión S-transferasa (GST): conjuga GSH con sustancias endógenas (p.ej. estrógenos), electrófilos exógenos (p.ej. organoclorados, organofosforados) y otros xenobióticos. La disminución de actividad de GST puede aumentar el riesgo de enfermedades.18

 

LA GLUTATIÓN-S-TRANSFERASA (GST) Y EL GLUTATIÓN

(GSH) EN LA FASE 2 DE DESINTOXICACIÓN

 

Figura 5. GST y GSH en la Fase 2 de Desintoxicación.

 

 

Tabla 1. Ejemplos de sustratos que utilizan el sendero de la glutatión para su biotransformación y eliminación.

 

PROPIEDADES DE LA FÓRMULA

El glutatión participa en varios procesos fisiológicos:

  • Es un antioxidante muy solicitado.
  • Participa en la desintoxicación de xenobióticos, medicamentos y metales pesados.
  • Actúa como cofactor para reacciones de isomerización.
  • Actúa como molécula de reserva y transporte de cisteína.19
  • Es esencial para la proliferación celular.
  • Juega un papel importante en la apoptosis, ya que una disminución de glutatión conlleva a la activación de caspasas y la progresión de los mecanismos de apoptosis.20
  • Mantiene el potencial reductivo de la célula, ya que mantiene en estado reducido los grupos tioles de las proteínas; esto es esencial para la generación de diversas cascadas de señalización intracelular.
  • Protege la piel, el cristalino, la córnea, y la retina contra el daño causado por radiación.
  • Forma parte de los recursos bioquímicos básicos que requieren los procesos de biotransformación y desintoxicación del hígado, de los riñones, de los pulmones, del epitelio intestinal, y de otros órganos.

 

Tabla 2. Funciones del glutatión.21, 22, 23, 24

 

INGREDIENTES ACTIVOS DE LA FÓRMULA

 

S-acetil-glutatión reducido

 

Figura 6 Estructura Molecular del S-Acetil-Glutatión

 

Debido a sus propiedades bioquímicas y farmacocinéticas, no es favorable administrar por vía oral el tripéptido glutatión (GSH) en forma no estable. De acuerdo con Witschi,25 la administración oral del tripéptido glutatión no permite elevar los niveles intracelulares de manera significativa 270 minutos después de su administración, porque se hidrolisa cuando es sometido a la gamma-glutamil-transferasa y otras peptidasas en el intestino y el hígado.

 

Por otro lado, más recientemente, Richie26 demostró en un ensayo aleatorio, doble ciego, controlado con placebo de 6 meses en 54 adultos no fumadores, la eficacia de la suplementación oral de GSH en una forma estable. A los 6 meses, los niveles promedios de GSH aumentaron entre 30-35% en eritrocitos, plasma y linfocitos. Aumentaron un 260% en células bucales en el grupo que recibió dosis alta ( P < 0.05 ). En el grupo que recibió dosis baja, los niveles de GHS aumentaron entre un 17 y 29% en sangre y eritrocitos respectivamente ( P < 0.05 ).

La reducción del estrés oxidativo en ambos grupos de tratamiento con GSH fue percibido por la disminución de la relación GSSG/GSH en sangre total después de 6 meses. La citotoxicidad de las células asesinas naturales aumentó dos veces a los 3 meses en el grupo que recibió dosis alta frente al placebo ( P < 0.05 ).

 

La forma acetilada de GHS, S-acetil-glutatión (SAG), es el éster de glutatión más estable. Comparado con GSH, el uso de SAG es preferible porque no genera mal olor, ni mal sabor y porque es biodisponible cuando es administrado por vía oral. Estas ventajas se deben a los siguientes factores:

  1. El enlace acetil del SAG previene la oxidación del tripéptido y permite que la molécula de glutatión sea absorbida de manera intacta por difusión pasiva a través del epitelio intestinal.
  2. El SAG se comporta como sustancia lipídica por su enlace acetil, incorporándose de manera intacta en los quilomicrones.
  3. Las tioesterasas citosólicas catabolizan, sin consumir energía, la de acetilación de SAG para formar GSH.
  4. Debido a estos mecanismos que le confieren su estabilidad, la administración oral de SAG logra elevar los niveles intracelulares de GSH.

En un estudio preclínico en proceso de publicación se ha comparado la eficacia de S-acetil-glutatión (SAG), versus N-acetil-cisteína (NAC) y glutatión reducido (GSH), administrados en el contexto de una hepatotoxicidad severa inducida por acetaminofén en ratones. En la primera parte del estudio se demostró que el SAG fue más eficaz que los otros tratamientos, mejorando la tasa de supervivencia en caso de hepatotoxicidad. En una segunda fase del estudio, se observó que el tratamiento con SAG para la toxicidad inducida por acetaminofén es superior a los otros tratamientos, independientemente del tiempo de administración. Estos resultados están de acuerdo con la teoría bioquímica que explica los mecanismos por los cuales la absorción de la molécula de SAG produce un aumento en los niveles de GSH intracelulares, mejora la desintoxicación hepática y disminuye el daño hepático.

 

Figura 7. Nivel sérico de ALT y hepatoprotección  por S-Acetil-glutatión.

 

Figura 8. Nivel de glutatión hepática pre y post hepatotoxicidad y hepatoprotección por S-acetil-glutatión.

 

LEYENDA:

  • APAP: Acetaminofén
  • NAC: N-acetil-cisteína
  • GSH: Glutatión
  • SAG: S-acetil-glutatión

 

Selenio (L-Seleniometionina)

El selenio es un mineral esencial para la prevención de varias enfermedades. Su rol más difundido es el de antioxidante. El selenio en la sangre se encuentra en varias formas: 60% como selenoproteínas, 20% vinculado a la glutatión peroxidasa en eritrocitos y 20% ligado a la albumina.27 Mantener niveles óptimos de selenio es esencial para que la glutatión peroxidasa pueda asegurar la reducción del peróxido de hidrógeno e hidroperóxido.28 Los compuestos a través de los cuales se suple el selenio deben ser los mismos compuestos orgánicos que nos ofrece la naturaleza a través de los alimentos: formas principalmente queladas, como seleniometionina. La absorción y la retención de la forma L-seleniometionina es considerablemente superior a la absorción y retención de la forma inorgánica de selenio, el selenato.29 Adicionalmente, L-seleniometionina es la forma que ha sido más utilizada y ha demostrado más absorción en terapia de cáncer, donde también generó un aumento de la actividad de la glutatión-S-transferasa y tioredoxina reductasa en vivo.30,31

 

Riboflavina-5-fosfato (Vitamina B2 activada) y Nicotinamida

La actividad de la enzima glutatión reductasa depende de los cofactores enzimáticos nicotinamida adenina dinucleótido fosfato (NADPH) y flavina adenina dinucleótido reducida (FADH2). El buen funcionamiento de la enzima glutatión reductasa permite mantener la proporción óptima entre la forma predominante de GSH reducido y su forma oxidada GSSG. La nicotinamida es el amina de la vitamina B3 que forma parte de la enzima activamente involucrada en los procesos de reducción, la NADPH. De su lado, la forma activa de la vitamina B2, la riboflavina-5-fosfato, es el elemento principal de la flavina adenina dinucleótido (FAD), que también participa activamente en reacciones de óxido-reducción.32 Se ha documentado que hay una reducción de la actividad de la glutatión reductasa en presencia de insuficiencia de riboflavina33 y que se puede mejorar y corregir la deficiencia enzimática con una suplementación nutricional de riboflavina.34

 

HERRAMIENTAS DIAGNÓSTICAS

El marcador de laboratorio convencional; gamma-glutamil-transferasa (GGT) esta directamente relacionado con la síntesis de glutatión. En un estudio liderado por la American Heart Association, se concluyó que los valores de la GGT (dentro o fuera de su rango normal), pueden predecir varias enfermedades, siendo un marcador de la carga interna de xenobióticos que se conjugan mediante GSH. Niveles de GGT >37.5 IU/L en mujeres y >50 IU/L en hombres se consideran significativos e indican un aumento del requerimiento de glutatión debido a una carga aumentada de xenobióticos.35

Adicionalmente, existe la posibilidad de utilizar laboratorios funcionales que miden en sangre total los niveles de glutatión (GSH) de la enzima glutatión peroxidasa, así como el índice GSSG / GSH.

 

INDICACIONES CLÍNICAS Y CONDICIONES CON DEFICIENCIA COMPROBADA

El estatus del glutatión es un indicador muy sensible de la funcionalidad y la viabilidad celular. Cuando el GSH intracelular disminuye, la funcionalidad de la célula se reduce progresivamente hasta llegar a apoptosis. En los seres humanos, el agotamiento de GSH está vinculado a una serie de enfermedades.36

 

Circulación

Los pacientes con infarto agudo del miocardio37 y los hombres con enfermedad coronaria familiar demuestran una reducción de los niveles de GSH.39 La terapia con glutatión aplicada antes de una cirugía de bypass cardiopulmonar influenció favorablemente la función renal post operatoria y mejoró la función arterial sistémica.38 La terapia con GSH en pacientes con aterosclerosis mejora la vasodilatación mediada por acetilcolina del sistema coronario y en capilares; estos efectos fueron especialmente beneficiosos en sujetos con reactividad anormal de la pared vascular. Los autores estiman que el mecanismo de vasodilatación es debido a que el glutatión aumenta la disponibilidad de óxido nítrico.39 Esto se entiende por el hecho de que el GSH participa en la conversión del anión superóxido en agua, evitando que reaccione con el óxido nítrico para formar peroxinitrito.

 

Deficiencias hereditarias

Las personas con deficiencias hereditarias de las enzimas que sintetizan la GSH pueden presentar deficiencia limitada o generalizada de GSH con anemia hemolítica, degeneración espinocerebelosa, neuropatía periférica, miopatía, y aminoaciduria. 40 Normalmente, desarrollan complicaciones neurológicas severas en la cuarta década de vida. Estas condiciones no son necesariamente letales, debido a su penetrancia incompleta, pero se ha encontrado que en algunos tejidos, el GSH puede bajar hasta el 50% de los niveles normales.

 

Enfermedad e inflamación hepática

Los niveles de GSH plasmáticos y eritrocitarios pueden ser bajos en pacientes con cirrosis alcohólica.41 En la enfermedad hepática no alcohólica y la hepatitis viral se ha encontrado que los niveles de GSH en hepatocitos y monocitos pueden ser anormalmente bajos y con una elevación paralela de la forma oxidada (GSSG), generando un índice GSSG/GSH elevado y prooxidante.42 Adicionalmente, el acetaminofén, otras drogas farmacéuticas y xenobióticos ambientales pueden precipitar el agotamiento del GSH hepático.43

 

Enfermedad Pulmonar

La deficiencia de GSH se ha relacionado con diversas enfermedades pulmonares, incluyendo: la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), daño pulmonar neonatal y asma.36 El pulmón es particularmente vulnerable al estrés oxidativo cuando es expuesto a oxígeno puro, cuando es expuesto a toxinas en el aire y cuando la liberación de especias reactivas de oxígeno se genera por fagocitos pulmonares. Fisiológicamente, se considera que el GSH en el líquido de recubrimiento epitelial pulmonar (LREP), es la primera línea de defensa. El nivel de GSH en el LREP fue encontrado anormalmente bajo en casos de fibrosis pulmonar idiopática, SDRA y en pacientes VIH-positivos,44 y se considera valioso anotar que la suplementación de precursores de GSH en pacientes con SDRA permitió acelerar el tiempo de recuperación de los pacientes en cuidado intensivo.45

 

Envejecimiento

El GSH se ha asociado con la longevidad, pues durante el envejecimiento las concentraciones de glutatión plasmático disminuyen, lo cual podría indicar que la disminución de éste predispone al desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, incluyendo las enfermedades neurodegenerativas.55 Entendiendo la manera en la que el estrés oxidativo exacerba el envejecimiento celular, se ha recomendado diseñar esquemas preventivos y terapéuticos de reposición de GSH para las personas ancianas cuyas funciones celulares y cerebrales están (o a riesgo de estar) notablemente deterioradas durante la senescencia.50

 

Inflamación gastrointestinal

Se ha establecido que los niveles de GSH en la mucosa gástrica son reducidos en pacientes con gastritis y/o úlcera duodenal con presencia de Helicobacter pylori, en comparación con pacientes sanos de la misma edad.46 En pacientes con enfermedad de Crohn se encontró que las zonas afectadas del íleon tienen índice de GSSG/GSH alto y alteración en la actividad enzimática de la glutatión peroxidasa y reductasa.47

 

Inmunidad

La funcionalidad y la proliferación de las células inmunitarias dependen de que los niveles intracelulares de GSH sean adecuados.6 En humanos, niveles bajos de GSH linfocitario se han relacionado con un recuento bajo en linfocitos CD4 y una disminución de la citotoxicidad de las células asesinas naturales (NK).26 La infección por VIH genera estrés oxidativo en todas las etapas de la enfermedad y se asocia con una disminución sistémica de GSH.12 La infección por VIH reduce el GSH en plasma, eritrocitos, linfocitos T, otros linfocitos y monocitos.45 Varios de los signos y síntomas (caquexia, desgaste y agotamiento del líquido de recubrimiento epitelial pulmonar) causados por VIH pueden mejorarse con la suplementación de glutatión.12

 

Neurodegeneración / Sistema Nervioso Central

 El balance entre la producción de ERO y los mecanismos antioxidantes se encuentran alterados en diversas enfermedades neurodegenerativas48; hay bastante literatura que relaciona alteraciones en el metabolismo del glutatión con diversas enfermedades neurodegenerativas.49 En la enfermedad de Parkinson (EP), análisis bioquímicos de encéfalos postmortem han proporcionado evidencia de la generación de estrés oxidativo en la sustancia migra durante el curso de la enfermedad, ya que el contenido de glutatión total en esta región se encuentra disminuido 40% a 50% comparado con controles. El valor elevado de la relación GSSG/GSH (valor normal 1:10) es consistente en la EP y es un excelente marcador del estrés oxidativo como factor importante en la patogénesis de esta enfermedad. Por otro lado, las concentraciones bajas de GSH parecen ser el primer indicador de estrés oxidativo durante la progresión de la EP, aunque la disminución de GSH, por sí sola, no es el factor responsable de la degeneración de las neuronas dopaminérgicas. Al parecer, la disminución de GSH participa en hacer que las neuronas puedan sufrir daño frente a otros estímulos estresantes.50,51,52.

En la enfermedad de Alzheimer (EA), las concentraciones de GSH se encuentran disminuidas en las áreas de la sustancia innominada y la corteza del cíngulo.53 De hecho, se propone que el estrés oxidativo es el factor fisiopatológico que inicia el desarrollo de la enfermedad. En la esquizofrenia se ha encontrado una disminución significativa (27%) de los niveles de glutatión en el líquido cefalorraquídeo de pacientes que presentan este padecimiento y que no han consumido antipsicóticos.54 Aunados a este hallazgo, estudios con espectroscopia de resonancia magnética nuclear han mostrado que existe una disminución del 50% en la concentración de glutatión en la corteza frontal de pacientes con esquizofrenia, comparado con pacientes controles.55

 

 

Toxicidad ambiental / Metales pesados

La toxicidad por metales pesados genera radicales hidroxilos muy tóxicos que causan un grave impacto en las reservas de glutatión de la célula. El GSH se une en el hígado a toxinas liposolubles, como metales pesados, solventes y algunos pesticidas. Estas toxinas pasan a ser hidrosolubles y se pueden excretar en la orina. Cuando esto falla, la toxicidad se acumula y surge una hipoxia importante en las células hepáticas. Si esta falta de oxígeno se prolonga,

el hígado puede verse seriamente debilitado, lo que perturba las reacciones de fase II (hidrosolubilización de compuestos tóxicos). Esto puede conllevar a una excreción lenta de compuestos potencializados (por los procesos hepáticos) en su nivel de toxicidad, por no haber podido ser excretados rápidamente en su forma menos tóxica.

La molécula de glutatión es capaz de unirse a los compuestos de mercurio y limitar así su toxicidad. El glutatión tiene tres papeles distintos en la protección contra la toxicidad por mercurio:56

 

  1. El GSH se une al metilmercurio (mercurio orgánico) y forma con él un complejo más estable. Así se evita la unión del metilmercurio con proteínas celulares y daños a enzimas y tejidos. Los complejos glutatión-mercurio reducen así mismo los daños intracelulares impidiendo que el mercurio entre en los tejidos y se convierta en una toxina intracelular.
  2. La conjugación con glutatión es la reacción más importante en la eliminación de compuestos que contengan mercurio. El glutatión y la cisteína fomentan la excreción de mercurio a través de la bilis y la orina, y reducen así la acumulación de toxicidad por mercurio en el tejido renal. Cuanto más altos sean los niveles de glutatión, más mercurio se logra excretar. El mercurio que se haya acumulado en el sistema nervioso central también se ve desplazado a través de la barrera hematoencefálica en complejos glutatión-mercurio.
  3. El glutatión mejora la capacidad antioxidante de la célula y la protege contra el peróxido de hidrógeno, radicales de oxígeno, radicales hidroxilos, lipoperóxidos y otras partículas dañinas que pueden generarse en la célula como consecuencia de la presencia de mercurio.

 

Tabla 3. Patología de órganos asociados con niveles reducidos de Glutatión.57

 

Tabla 4. Condiciones específicas asociadas con niveles reducidos de Glutatión.

 

 

ESTRATEGIA PARA NORMALIZAR EL GLUTATIÓN CELULAR

La literatura médica reporta que frenar el declive de los niveles de glutatión podría causar efectos benéficos en los pacientes con diversos desórdenes relacionados con deficiencia de GSH.49 La dosis oral del éster de GSH (S-acetil glutatión), es de 100 mg cada 12 horas y se puede duplicar esta dosis en caso de deficiencia severa. La duración de la suplementación debe ser de mínimo 3 meses. Es recomendable determinar niveles de GSH en sangre total en los pacientes con alta probabilidad de desarrollo de enfermedades neurodegenerativas o relacionadas con el envejecimiento para iniciar un tratamiento temprano y continuo, y así retrasar las complicaciones que suelen ser causadas por estrés oxidativo.61

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS

No hay casos reportados de toxicidad por suplementación de glutatión en la literatura médica. La única advertencia reportada a la fecha es con respecto al uso concomitante de GSH con quimioterapia, ya que las células cancerígenas pueden utilizar el GSH para resistir ante agentes quimioterapéuticos.69

 

REFERENCIAS

  1. Sen CK. Nutritional biochemistry of cellular glutathione. Nutr Biochem 1997;8:660-672.
  2. Cook GC, Sherlock S. Results of a controlled clinical trial of glutathione in cases of hepatic cirrhosis. Gut 1965;6:472-476.
  3. Kidd PM. Glutathione: systemic protectant against oxidative and free radical damage. Altern Med Rev 1997;1:155-176.
  4. Bremer HJ, Duran M, Kamerling JP, et al. Glutathione. In: Disturbances of Amino Acid Metabolism:Clinical Chemistry and Diagnosis. Baltimore-Munich: Urban and Schwarzenberg; 1981:80-82.
  5. Cai J, Nelson KC, Wu M, et al. Oxidative damage and protection of the RPE. Progr Retinal Eye Res 2000;19:205-221.
  6. Look MP, Rockstroh JK, Rao GS, et al. Serum selenium, plasma glutathione (GSH) and erythrocyte glutathione peroxidase (GSH-Px)-levels in asymptomatic versus symptomatic human immunodeficiency virus-1 (HIV-1)-infection. Eur J Clin Nutr 1997;51:266-272.
  7. Luo J-L, Hammarqvist F, Andersson K, et al. Surgical trauma decreases glutathione synthetic capacity in human skeletal muscle tissue. Am J Physiol 1998;275:E359-E365.
  8. Spies CD, Reinhart K, Witt I, et al. Influence of N-acetylcysteine on direct indicators of tissue oxygenation in septic shock patients: results from a prospective, randomized, double-blind study. Crit Care Med 1994;22:1738-1746.
  9. Whitcomb DC, Block GD. Association of acetaminophen hepatotoxicity with fasting and ethanol use. JAMA 1994;272:1845- 1850.
  10. Castrejón Sosa M (2007) Radicales libres y sistemas antioxidantes. En: Bioquímica: un enfoque básico aplicado a las ciencias de la vida. Editores: Diaz-Zagoya JC, Juárez- Oropeza MA. McGraw-Hill Interamericana, México. pp 611-628.
  11. Halliwell B (2006) Oxidative stress and neurodegeneration: where are we now? J Neurochem 97:1634-1658.
  12. Anderson ME. Glutathione and glutathione delivery compounds. Adv Pharmacol 1997;38:65-78
  13. Verjee ZH, Behal R. Protein-calorie malnutrition: a study of red blood cell and serum enzymes during and after crisis. Clin Chim Acta 1976;70:139-147.
  14. Weber GF. Final common pathways in neurodegenerative diseases: regulatory role of the glutathione cycle. Neurosci Biobehav Rev 1999;23:1079-1086.
  15. Gravina P et al. Genetic polymorphisms of glutathione Stransferases GSTM1, GSTT1, GSTP1 and GSTA1 as risk factors for schizophrenia. Psychiatry Res 2011 187:454-456.
  16. Van Lieshout EM1, Peters WH. Age and gender dependent levels of glutathione and glutathione S-transferases in human lymphocytes. Carcinogenesis. 1998 Oct;19(10):1873-5.
  17. Julius M, Lang CA, Glieberman L, et al. Glutathione and morbidity in a community- based sample of elderly. J Clin Epidemiol 1994;47:1021-1026.
  18. Strange RC, Jones PW, Fryer AA. Glutathione S-transferase: genetics and role in toxicology. Toxicol Letts 2000;112-113:357-363.
  19. Ballatori N et al. Glutathione dysregulation and the etiology and progression of human diseases. Biol Chem (2009) 390:191-214.
  20. Franco R, Cidlowski JA, Apoptosis and glutathione: beyond an antioxidant. Cell Death Differ (2009) 16:1303-1314.
  21. Lindahl T, Wood RD. Quality control by DNA repair. Science. 1999 Dec 3;286(5446):1897-905.
  22. Rajesh M et al. Accumulation of 8-hydroxydeoxy- guanosine and its relationship with antioxidant parameters in patients with Eales’ disease: implications for antioxidant therapy. Curr Eye Res. 2003;27(2):103-110.
  23. Lenton KJ et al. Glutathione and ascorbate are negatively correlated with oxidative DNA damage in human lymphocytes. Carcinogenesis. 1999;20(4):607-613.
  24. Allameh A et al. Role of glutathione conjugation in protection of weanling rat liver against acetaminophen-induced hepatotoxicity. Mech Ageing Dev. 1997;95(1-2):71-79.
  25. Witschi A et al Eur J Clin Pharmacol. The systemic availability of oral glutathione. 1992;43(6):667-9.
  26. John P. Richie Jr. et al. Randomized controlled trial of oral glutathione supplementation on body stores of glutathione. Eur J Nutr published online May 5, 2014
  27. Jacobson GA, et al. Selenoprotein P analysis in human plasma: a discrepancy between HPLC fractionation of human plasma with heparin-affinity chromatography and SDS-PAGE with immunoblot analysis. Biol Trace Elem Res. 2005;107(3):213-220.
  28. Brown KM, Arthur JR. Selenium, selenoproteins and human health: a review. Public Health Nutr. 2001;4(2B):593-599.
  29. Swanson CA, Patterson BH and al. Human [74Se]selenomethionine metabolism: a kinetic model. Am J Clin Nutr. 1991 Nov;54(5):917-26
  30. Abdulah R, Miyazaki K, Nakazawa M, et al. Chemical forms of selenium for cancer prevention. J Trace Elem Med Biol. 2005;19(2-3):141-150.
  31. El-Sayed WM, Aboul-Fadl T, Lamb JG, et al. Effect of selenium-containing compounds on hepatic chemoprotective enzymes in mice. Toxicology. 2006;220(2-3):179-188.

  32. McCormick, D.B. 1996. Co-enzymes, Biochemistry of. In: Encyclopedia of Molecular Biology and Molecular Medicine, Vol. 1. Meyers, R.A., ed. Weinheim: VCH, p. 396-406.
  33. Adelekan DA, Thurnham DI. Glutathione peroxidase (EC 1.11.1.9) and superoxide dismutase (EC 1.15.1.1) activities in riboflavin-deficient rats infected with Plasmodium berghei malaria. Br J Nutr. 1998;79:305-309.

  34. Warsy AS1, el-Hazmi MA. East Mediterr Health J. Glutathione reductase deficiency in Saudi Arabia.1999 Nov;5(6):1208-12.
  35. Lee DH, Gross MD et al. Is serum gamma-glutamyltransferase a biomarker of xenobiotics, which are conjugated by glutathione?Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2008 Apr;28(4):e26-8.
  36. Gul M, Kutay FZ, Temocin S, et al. Cellular and clinical implications of glutathione. Indian J Exp Biol 2000;38:625-634.
  37. Usal A, Acarturk E, Yuregir GT, et al. Decreased glutathione levels in acute myocardial infarction. Jpn Heart J 1996;37:177- 182.
  38. Amano J, Suzuki A, Sunamori M. Salutary effect of reduced glutathione on renal function in coronary artery bypass operation. J Am Coll Surg 1994;179:714-720.

  39. Prasad A, Andrews NP, Padder FA, et al. Glutathione reverses endothelial dysfunction and improves nitric oxide bioavailability. J Am Coll Cardiol 1999;34:507-514.

  40. Meister A, Larsson A. Glutathione synthetase deficiency and other disorders of the gamma-glutamyl cycle. In: Scriver CR, Kinzler KW, Valle D, et al, eds. The Metabolic and Molecular Bases of Inherited Diseases. New York: McGraw-Hill; 1995:1461-1477.
  41. Loguercio C, Taranto D, Vitale LM, et al. Effect of liver cirrhosis and age on the glutathione concentration in the plasma, erythrocytes, and gastric mucosa of man. Free Rad Biol Med 1996;20:483-488.

  42. Altomare E, Vendemiale G, Alano O. Hepatic glutathione content in patients with alcoholic and non alcoholic liver diseases. Life Sci 1998;43:991-998.
  43. Heard KJ. Acetylcysteine for acetaminophen poisoning, N Engl J Med. 2008 Jul 17;359(3):285-92.
  44. Suter PM, Domenighetti G, Schaller MD, et al. N-acetylcysteine enhances recovery from acute lung injury in man. Chest 1994;105:190-194.

  45. Park DK et al. Glutathione levels in Helicobacter pylori-infected gastric mucosa. Korean J Gastroenterol. 2003 Oct;42(4):267-73.
  46. Iantomasi T, Marraccini P, Favilli F, et al. Glutathione metabolism in Crohn’s disease. Biochem Med Metab Biol 1994;53:87- 91.
  47. Pace GW, Leaf CD. The role of oxidative stress in HIV disease. Free Rad Biol Med 1995;19:523-528.
  48. Halliwell B (2006) Oxidative stress and neurodegeneration: where are we now? J Neurochem 97:1634-1658.
  49. Jesús Martínez-Sámano et al. El glutation y su asociación con las enfermedades neurodegenerativas, la esquizofrenia, el envejecimiento y la isquemia cerebral, REB 30 (2): 56-67, 2011
  50.  Dringen R et al. Glutathione metabolism in brain, metabolic interaction between astrocytes and neurons in the defense against reactive oxygen species.Eur J Biochem 2000 267: 4912-4916.
  51. Martin HL, Teismann P Glutathione: a review on its role and significance in Parkinson´s disease. FASEB J 2009 23:3263-3272.
  52. Bain JS, Shaw CA Neurodegenerative disorders in humans: the role of glutathione in oxidative stress-mediated neuronal death. Brain Res Rev 1997 25:335-358.
  53. Ghosh N, Ghosh R, Mandal SC Antioxidant protection: A promising therapeutic intervention in neurodegenerative disease. Free Radic Res 2011 DOI: 10.3109/10715762.2011.574290.
  54. Raffa M et al. Decreased glutathione levels and antioxidant enzyme activities in untreated and treated schizophrenic patients. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry 2009 33: 1178–1183.
  55. Micó JA, Rojas-Corrales MO et al. Reduced antioxidant defense in early onset first-episode psychosis: a case control study. BMC Psychiatry 2011 11:26.
  56. Patrick L. Mercury toxicity and antioxidants: Part 1: role of glutathione and alpha-lipoic acid in the treatment of mercury toxicity. Altern Med Rev. 2002 Dec;7(6):456-71.
  57. Lang CA, Mills BJ, Mastropaolo W, Liu MC. Blood glutathione decreases in chronic diseases. J Lab Clin Med. May 2000;135(5):402-405.
  58. Yorbik O, Sayal A, Akay C, Akbiyik DI, Sohmen T. Investigation of antioxidant enzymes in children with autistic disorder. Prostaglandis Leukot Essent Fatty Acids. Nov 2002;67(5):341-343.
  59. Steullet P, Neijt HC, Cuenod M, Do KQ. Synaptic plasticity impairment and hypofunction of NMDA receptors induced by glutathione deficit: Relevance to schizophrenia. Neuroscience. Dec 1 2005.
  60. Truscott RJ. Age-related nuclear cataract-oxidation is the key. Exp Eye Res. May 2005;80(5):709-725.
  61. Surendran S, Rajasankar S Parkinson´s disease: oxidative stress and therapeutic approaches. Neurol Sci 2010 31:531-540.
  62. Forrester TE, Badaloo V, Bennett FI, Jackson AA. Excessive excretion of 5-oxoproline and decreased levels of blood glutathione in type II diabetes mellitus. Eur J Clin Nutr. 1990;44(11):847-850.

  63. Salem TA, El-Refaei MF, Badra GA. Study of antioxidant enzymes level and phagocytic activity in chronic liver disease patients. Egypt J Immunol. 2003;10(1):37-45.

  64. Pemberton PW, Smith A, Warnes TW. Non-invasive monitoring of oxidant stress in alcoholic liver disease. Scand J Gastroenterol. Sep 2005;40(9):1102- 1108.

  65. Bernard GR, Wheeler AP, Arons MM, et al. A trial of antioxidants N- acetylcysteine and procysteine in ARDS. The Antioxidant in ARDS Study Group. Chest. Jul 1997;112(1):164-172.

  66. Harris C, Dixon M, Hansen JM. Glutathione depletion modulates methanol, formaldehyde and formate toxicity in cultured rat conceptuses. Cell Biol Toxicol. May 2004;20(3):133-145.
  67. Kaviarasan K, Arjunan MM, Pugalendi KV. Lipid profile, oxidant-antioxidant status and glycoprotein components in hyperlipidemic patients with/ without diabetes. Clin Chim Acta. Dec 2005;362(1-2):49-56.
  68. Sbrana E, Paladini A, Bramanti E, Spinetti MC, Raspi G. Quantitation of reduced glutathione and cysteine in human immunodeficiency virus- infected patients. Electrophoresis. Jun 2004;25(10-11):1522-1529.

  69. Mulder GJ, Ouwerkerk-Mahadevan S. Modulation of glutathione conjugation in vivo: how to decrease glutathione conjugation in vivo or in intact cellular systems in vitro. Chem-Biol Interact 1997;105:17-34.

 

VER RÓTULO.

Producto de Venta Libre. Registro sanitario INVIMA Nº SD2015- 0003529

> Volver al inicio

 

 C.C. BIMA, Auto Norte No. 232 - 35, Local 4-005  •  Horario de atención: Lunes – Viernes  •  8:30am - 6:00pm  •  Teléfonos: 742-3902  •  742-3926  • E-mail: info@nutrabiotics.info

© 2015 Nutrabiotics S.A.S. Todas las marcas son propiedad de Nutrabiotics S.A.S. y se usan con permiso. Términos y condiciones de uso.

PARA USO INTERNO SIN FINES PUBLICITARIOS