ÁREA EXCLUSIVA PARA MIEMBROS

 

PROBIOESSENS®

Caja por 10 y caja por 30 sobres

 

FAVORECE LA FUNCIÓN GASTROINTESTINAL, EL EQUILIBRIO DEL MICROBIOMA, LA INMUNIDAD Y REDUCE LA INFLAMACIÓN.

_____________________________

El tracto digestivo se coloniza por una microflora específica a los pocos días después del nacimiento dependiendo de la flora intestinal de la madre (transmitida durante el parto), de la lactancia y del medio ambiente. Las poblaciones de bacterias se dividen en 3 categorías:

1. La flora principal está compuesta de Bifidobacterias, Bacteroides y Eubacterias.

2. La flora secundaria está compuesta de Lactobacilli, Streptococci y Peptococci.

3. La flora transitoria incluye bacterias oportunistas potencialmente patógenas.

Se estima que en el tracto gastrointestinal hay 100 trillones de bacterias que pertenecen a 400 diferentes especies. Por lo tanto, en el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células y la mayor cantidad de bacterias se encuentra en el colon.

Varios factores pueden afectar el delicado equilibrio de la microflora: la genética, el fenotipo, el pH gástrico, las sales biliares, el moco de la pared intestinal, la alimentación, los fármacos, las infecciones, el envejecimiento y el clima ambiental.

La microflora endógena ejerce tres principales funciones fisiológicas:

1. Participa en los procesos de digestión.

2. Protege al huésped contra infecciones.

3. Previene el desarrollo de enfermedades inflamatorias intestinales y cáncer.

 

Existe dos grupos principales de probióticos:

1. Bacterias que producen ácido láctico:

• Bacilli (Lactobacillus acidofilus, L. rhamnosus, L. casei)

• Cocci (Streptococcus termofilus, Lactococcus lactis)

2. Bifidobacterias: Este tipo de bacterias produce ácido láctico y ácido acético. Sus concentraciones y predominancias cambian con la edad. Incluyen entre otros: Bifidobacterium longum, B. animalis, B. breve y B. bifidum.

 

LA DISBIOSIS

Es el desequilibrio microbiano presente sobre o dentro del cuerpo. La disbiosis ocurre con más frecuencia en el tracto digestivo pero puede también ocurrir en cualquier superficie o mucosa tal como la vagina, la piel, los pulmones, la nariz, los senos paranasales, las orejas, las uñas y los ojos.

La disbiosis se diferencia de la infección clásica por lo que engendra una patogenicidad caracterizada por las interacciones únicas de los microbios con el huésped. La condición de susceptibilidad del huésped es determinante sobre las manifestaciones de la disbiosis.

 

PRINCIPALES CAUSAS DE DISBIOSIS

1. Uso de antibióticos de amplio espectro.

2. Dispepsia crónica.

3. Uso de antiácidos.

4. Estreñimiento crónico / dismotilidad.

5. Alimentación alta en azúcar, grasas

y alimentos procesados.

6. Alimentación baja en semillas, frutas y vegetales frescos.

7. Estrés crónico (suprime los Lactobacilli, las Bifidobacterias y los IgAs).(1)

 

Las manifestaciones clínicas de la disbiosis dependen del individuo y de su condición fisiológica, pero los signos y síntomas más comunes incluyen:

Signos:

1. Artritis inflamatoria o reactiva.

2. Dermatitis.

3. Desregulación hormonal.

4. Obesidad y sus desórdenes metabólicos asociados.

5. Neuropatía periférica

Síntomas:

1. Depresión, ansiedad, agresividad.

2. Artralgias.

3. Cólicos abdominales.

4. Diarrea.

5. Distensión abdominal / gases.

6. Estreñimiento.

7. Exacerbación de cualquier síntoma asociado a una condición inflamatoria.

8. Fatiga.

9. Insomnio.

10. Letargia.

11. Mialgias.

12. Prurito.

13. Sangrado rectal.

 

A continuación presentamos algunos ejemplos de condiciones clínicas asociadas a la disbiosis y relacionadas a otros desequilibrios fundamentales:

 

Síndrome de Fatiga Crónica

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una enfermedad debilitante caracterizada por una fatiga inexplicable por el paciente y una combinación de varios síntomas que acompañan la patología. Muchos pacientes con SFC se quejan de disfunción intestinal. De hecho, los pacientes con síndrome de fatiga crónica son más propensos a reportar un diagnóstico previo de síndrome del colon irritable (SCI). Recientemente, se evidenció que las alteraciones de la barrera intestinal, de la inmunidad mucosa y del microbioma contribuyen a la patogénesis del SFC. Los esfuerzos terapéuticos que modifican el microbioma intestinal pueden servir de modulador en el desarrollo y/o la progresión de este síndrome. La administración de probióticos puede alterar el microbioma intestinal, mejorar la función de la barrera de la mucosa, disminuir las citoquinas pro-inflamatorias e influir positivamente el estado de ánimo de pacientes con trastornos emocionales e inflamatorios. Los probióticos también tienen el potencial de mejorar la motilidad intestinal, que es disfuncional en muchos pacientes con SFC.(2)

 

La Obesidad y sus Desórdenes Metabólicos (Diabetes y Enfermedades Cardiovasculares)

Investigaciones recientes han demostrado dos mecanismos principales por los cuales la disbiosis intestinal juega un papel en los trastornos metabólicos como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares:

Los componentes estructurales de las bacterias (por ejemplo, lipopolisacáridos) activan la respuesta inmune innata, resultando en un aumento de la inflamación

Algunos metabolitos bacterianos formados a partir de los alimentos ingeridos tienen actividades biológicas y afectan las funciones sistémicas.

Se concluye que la disbiosis en combinación con las predisposiciones genéticas y ambientales, favorece la aparición de trastornos metabólicos.(3)

 

La esteatohepatitis alcohólica

El uso de la cepa Lactobacillus Rhamnosus mejora significativamente la esteatohepatitis alcohólica en modelos animales y está asociado a una reducción de los marcadores de oxidación e inflamación del intestino e hígado. Adicionalmente, el uso de esta cepa mejora la selectividad de la barrera intestinal, otra razón por la cual el uso de probióticos en el manejo de tales casos está indicado.(4)

 

Toxicidad y recirculación entero-hepática de hormonas  (principalmente estrógenos)

La enzima beta-glucoronidasa desconjuga los glucurónidos de las moléculas tóxicas resultando en una reactivación potenciada de las toxinas carcinogénicas y de las hormonas. Los Lactobacillus disminuyen la actividad de la beta-glucoronidasa intestinal resultando en una mejor eliminación y una reducción de la carga tóxica del organismo. (5)

 

Acciones Terapéuticas Claves de las Cepas y
Nutrientes encontrados en PROBIOESSENS®

Lactobacillus Casei:

Reduce la incidencia de enfermedades en los niños.(6)

Aumenta la respuesta humoral específica post-vacunación antigripal en ancianos.(7)

Aumenta el número de células asesinas naturales y la citotoxicidad.(8)

Regula el sistema inmune de la mucosa intestinal en pacientes con colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn.(9,10)

Previene la diarrea asociada al uso de antibióticos.(11)

Previene la diarrea asociada a patógenos.(12)

Mejora el puntaje del humor en sujetos normales y disminuye la ansiedad en pacientes con síndrome de fatiga crónica.(13,14)

 

Lactobacillus Rhamnosus:

Mejora el tratamiento de la diarrea.(15,16)

Reduce la incidencia y la frecuencia de la diarrea asociada a los antibióticos.(17)

Reduce los puntajes clínicos de dermatitis atópica.(18)

Reduce los síntomas asociados al síndrome de colon irritable.(19)

Mejora la eficacia de la terapia de erradicación de H. Pylori y reduce las complicaciones del uso de antibióticos.(20)

Acelera la sanación de úlceras gástricas porque aumenta el factor de crecimiento endotelial y estimula la angiogénesis.(21)

Previene la disbacteriosis (disbiosis).(22)

Trata la intolerancia a la lactosa.(23)

Previene la dispepsia.(24)

Trata la colitis infecciosa.(25)

Previene la adherencia bacteriana favoreciendo la expresión del gene de la mucina, adhiriéndose a las células intestinales y restaurando la selectividad de la barrera.(26,27)

Tiene propiedades anti-inflamatorias.(28,29)

 

Lactobacillus Helveticus Lafti®

Reduce el impacto de las infecciones invernales.(30)

Estimula las funciones inmunes en atletas.(30)

Reduce la inflamación.(31)

Favorece la erradicación de Candida albicans.(31)

Reduzca los síntomas de colon irritable.(32)

 

Bifidobacterium animalis ssp lactis Lafti®

Reduce la inflamación.(33)

Facilita la apoptosis de las células cancerígenas del colon.(34)

Inhibe las bacterias patógenas.(35,36)

Se adhiere a las células epiteliales humanas.(37)

Restaura la flora bacteriana.38

Para ver un resumen de los mecanismos de acción de las bacterias probióticas intestinales consulte la Tabla 1 - Mecanismos de Acción de las Bacterias Probióticas Intestinales.

 

PROBIOESSENS® ES UNA FÓRMULA ÚNICA COMPLEMENTADA CON NUTRIENTES

Lalmin® Se (L-Seleniometionina)

A diferencia de las plantas, los animales requieren de selenio para sobrevivir. El selenio juega un papel esencial en la síntesis de aproximadamente 25 enzimas metabólicas como:

-  Glutatión peroxidasa, tioredoxina reductasa y metionina-R-sulfóxido reductasa: enzimas importantes en los mecanismos de reducción.

-  Yodotironina deiodinasa: enzima necesaria para la conversión de T4 a T3.

-  Selenoproteínas que transportan el selenio, que actúan como antioxidantes para proteger el endotelio vascular, que participan en el metabolismo muscular, que regulan el ciclo celular, que participan en la espermatogénesis, en la eliminación de proteínas mal formadas y en las respuestas inflamatorias e inmunes.

Lalmin® Se, permite suplir el selenio en su forma mas biodisponible. Los compuestos por los cuales se suple selenio deben ser los mismos compuestos orgánicos que nos ofrece la naturaleza a través de los alimentos: formas principalmente queladas en seleniometionina.(39)

La suplementación de selenio en forma de seleniometionina aplica para prevención y/o para el tratamiento de los desórdenes inflamatorios e inmunes(40),  de la próstata(41), enfermedades cardiovasculares(42), hipotiroidismo y cáncer(43).

 

Vitamina C (ácido ascórbico)

La vitamina C incrementa la actividad de los glóbulos blancos y la producción de citoquinas que promueven la respuesta inmune. En caso de estrés crónico, el organismo excreta cantidades excesivas de vitamina C, lo que aumenta la necesidad de consumirla para mantener las funciones inmunes y las otras funciones que dependen de la disponibilidad de vitamina C.(44) Por lo que la vitamina C permite regenerar la vitamina E, es importante incluirla dentro de estrategias dirigidas a la respuesta inmune o a la óxido-reducción. También ayuda a conservar el glutatión, un antioxidante principalmente producido en los hepatocitos. El proceso natural de la detoxificación puede crear mucho estrés oxidativo, especialmente en el hígado. El glutatión intracelular es el sendero común y final para la reducción de oxidantes y es uno de los agentes principales de los senderos de detoxificación.(45)

 

LA IMPORTANCIA DE LA SUPERVIVENCIA DE LOS MICROORGANISMOS

Para ser definido como probiótico, los microorganismos deben llegar vivos a su sitio de acción en los intestinos en cantidades suficientemente grandes para ejercer efectos beneficiosos.  Las cepas deben poder sobrevivir la barrera gástrica donde el pH puede ser inferior a 2. Los microorganismos deben también resistir a los sales biliares. Hay tres factores importantes a tomar en cuenta:

1. La estabilidad del producto terminado.

Ese factor es crítico y es el primer punto a tomar en cuenta para asegurar que los microorganismos estén vivos al momento de consumirlos. Las principales variables son la combinación de cepas de bacterias y nutrientes en la formulación, la forma farmacéutica, el material de envase y las condiciones de almacenamiento del producto durante su vida útil.

a) Combinación de cepas de bacterias y nutrientes en la formulación.

PROBIOESSENS® fue formulado con el fin de proveer una mezcla de cepas soportadas con estudios de efectividades y también con estudios de estabilidad de la mezcla de las tres cepas de Lactobacillus y la cepa de Bifidobacterium. El producto se ha diseñado con una concentración de 95% en Lactobacillus y 5 % en Bifidobacterium dado que es la concentración máxima de Bifidobacterium que permite mantener la estabilidad del producto durante 24 meses a temperaturas inferiores a 25 grados centígrados y humedad relativa inferior a 60%. Los Bifidobacterium tienen requerimientos nutricionales especiales lo que dificulta su supervivencia. Adicionalmente, concluimos con estudios de compatibilidad que el producto PROBIOESSENS® mantiene una excelente estabilidad de sus cepas con la presencia de vitamina C y selenio. (ver gráficas 1 y 2.)

 

 

b) Forma farmacéutica y el material de envase.

Los probióticos tienen dificultad para sobrevivir al calor, a la humedad elevada y al oxígeno, factores que se deben controlar para su transporte y almacenamiento, especialmente en los países tropicales. Por lo tanto, el reto es: ofrecer un producto con un empaque impermeable a la humedad y al oxígeno. Definitivamente la mejor opción es un probiótico en sachet con tres capas de materiales impermeables. PROBIOESSENS® se envasa en un sobre de polietileno de alta densidad (PED), aluminio y polietileno (PE) para asegurar un aislamiento máximo.(ver gráfica 3)

 

c) Condiciones de almacenamiento del producto durante su vida útil.

La supervivencia de los probióticos depende de las condiciones de almacenamiento durante su vida útil. Las cepas de PROBIOESSENS® demuestran una excelente estabilidad durante 24 meses a tem-peraturas inferiores a 25 grados centígrados y humedad relativa inferior a 60%. Tomando en cuenta el clima tropical recomendamos que PROBIOESSENS® se mantenga refrigerado antes de consumirlo con el fin de maximizar la estabilidad de las cepas. (ver gráfica 4)

 

2. La resistencia de las cepas a las condiciones ácidas del estómago y a los sales biliares.

Este factor es fundamental en el proceso de selección de las cepas para un probiótico. Las cepas utilizadas en PROBIOESSENS® fueron seleccionadas porque demostraron una excelente resistencia gástrica (supervivencia del 81% a pH 4 y del 64% a pH 3) después de 120 minutos en condiciones ácidas. También fue demostrado que estas cepas sobreviven y crecen en presencia de una alta concentración de bilis; los estudios in vivo comprobaron que llegan vivas a la parte distal del intestino.48

 

3. El modo de uso para optimizar la supervivencia de las cepas en su trayecto hasta su sitio de acción.

Aunque el cuidado puesto en la elaboración de PROBIOESSENS® maximiza la supervivencia de las cepas, recomendamos un modo de uso que mejora aún más el resultado. PROBIOESSENS® se debe tomar mínimo una hora antes de una comida principal, inmediatamente después de haber sido diluido en medio litro de agua ligeramente fría. Es preferible tomarlo de esta manera para diluir el ácido clorhídrico del estómago y por consiguiente subir el pH gástrico por encima de 4.

 

¿Porqué PROBIOESSENS®?

Selección de cepas vivas comprobadas con estudios clínicos para:

3 Mejorar la función gastrointestinal y el equilibrio del microbioma.

3 Favorecer la inmunidad y reducir la inflamación.

3 Asegurar un equilibrio estable entre las cepas de Lactobacillus y Bifidobacterium.

3 Obtener cepas de Lactobacillus certificadas libre de lácteos.

3 Obtener una cepa de Bifidobacterium de origen humana.

3 Garantizar una concentración de CFU (unidades formadoras de colonias) hasta el final de la vida útil del producto.

 

 

REFERENCIAS

1. Bailey MT, Coe CL.Maternal separation disrupts the integrity of the intestinal microflora in infant rhesus monkeys. Dev Psychobiol. 1999 Sep;35(2):146-55.

2. Lakhan SE, Kirchgessner A. Gut inflammation in chronic fatigue syndrome.Nutr Metab (Lond). 2010 Oct 12;7:79.

3. Harris K , Kassis A and al. Es la microbiota intestinal de un nuevo factor que contribuye a la obesidad y los trastornos metabólicos?. J Obes. 2012; 2012:879151. Epub 2012 ene 24.

4. Forsyth CB, Farhadi A and al. Lactobacillus GG treatment ameliorates alcohol-induced intestinal oxidative stress, gut leakiness, and liver injury in a rat model of alcoholic steatohepatitis. Alcohol. 2009 Mar;43(2):163-72.

5. Geier MS, Butler RN, Howarth GS. Probiotics, prebiotics and synbiotics: a role in chemoprevention for colorectal cancer? Cancer Biol Ther. 2006 Oct;5(10):1265-9. Epub 2006 Oct 19.

6. Merenstein D, Murphy M and al. Use of a fermented dairy probiotic drink containing Lactobacillus casei (DN-114 001) to decrease the rate of illness in kids: the DRINK study. A patient-oriented, double-blind, cluster-randomized, placebo-controlled, clinical trial. Eur J Clin Nutr. 2010 Jul;64(7):669- 77. Epub 2010 May 19.

7. Boge T, Rémigy M and al. probiotic fermented dairy drink improves antibody response to influenza vaccination in the elderly in two randomised controlled trials. Vaccine. 2009 Sep 18;27(41):5677-84. Epub 2009 Jul 16.

8. Takeda K, Okumura K. Effects of a fermented milk drink containing Lactobacillus casei strain Shirota on the human NK-cell activity. J Nutr. 2007 Mar;137(3 Suppl 2):791S-3S.

9. D’Incà R, Barollo M and al. Rectal administration of Lactobacillus casei DG modifies flora composition and Toll-like receptor expression in colonic mucosa of patients with mild ulcerative colitis. Dig Dis Sci. 2011 Apr;56(4):1178-87. Epub 2010 Aug 25.

10. Llopis M, Antolin M and al. Lactobacillus casei downregulates commensals’ inflammatory signals in Crohn’s disease mucosa. JR.Inflamm Bowel Dis. 2009 Feb;15(2):275-83

11. Yasui H, Shida K and al. Immunomodulatory function of lactic acid bacteria. Antonie Van Leeuwenhoek. 1999 Jul-Nov;76(1-4):383-9.

12. Gao XW, Mubasher M and al. Dose-response efficacy of a proprietary probiotic formula of Lactobacillus acidophilus CL1285 and Lactobacillus casei LBC80R for antibiotic-associated diarrhea and Clostridium difficile-associated diarrhea prophylaxis in adult patients. Am J Gastroenterol. 2010 Jul;105(7):1636-41. Epub 2010 Feb 9.

13. Benton D, Williams C & Brown A (2007) Impact of consuming a milk drink containing a probiotic on mood and cognition. Eur J Nutr 61, 355–361.

14. Rao AV, Bested AC, Beaulne TM, et al. (2009) A randomized, double-blind, placebo-controlled pilot study of a probiotic in emotional symptoms of chronic fatigue syndrome. Gut Pathogens 1, 1–6.

15. P. Tláskal, J. Schramlová, A and al. Probiotics in the treatment of diarrhoael disease of children. NAFAS, December 2005. VOL 3, N°6.

16. P. Tláskal, A. Kokešová, J and al, Probiotics and Metabolites of Intestinal Bacteria in Treatment of Diarrheal Disease of Viral Etiology in Children. 2005.

17. Hyun Joo Song, Jin-Yong Kim and al. Effect of Probiotic Lactobacillus rhamnosus Rosell-11 and L. helveticus R0052 for the Prevention of Antibiotic-associated Diarrhea: A Prospective, Randomized, Double-blind, Multicenter Study; J Korean Med Sci 2010; 25: 1784-1791.

18. Pavel v. Chernyshov. Randomized, placebo-controlled trial on clinical and immunologic effects of probiotic containing Lactobacillus rhamnosus Rosell-11 and L. helveticus R0052 in infants with atopic dermatitis. Microbial Ecology in Health and Disease. 2009; 21: 228–232.

19. Drouault-Holowacza, S. Bieuveleta and al. A double blind randomized controlled trial of a probiotic combination in 100 patients with irritable bowel syndrome Étude randomisée en double insu contre placebo sur l’efficacité d’un mélange probiotique chez 100 patients présentant des troubles fonctionnels intestinaux. Gastroentérologie Clinique et Biologique (2008)

20. W. Ziemniak. Efficacy of helicobacter pylori eradication taking into account its resistance to antibiotics. Journal of physiology and pharmacology 2006, 57, supp 3, 123.141.

21. Dharmani P, De Simone C, and al. Probiotic Mixture Accelerates Gastric Ulcer Healing by Stimulating Vascular Endothelial Growth Factor. PLoS One. 2013;8(3): Epub 2013 Mar 6.

22. V.K. Chayka, О.N. Dolgoshapko, Т.Y. and al. Prevention of disbacteriosis in pregnant and women recently confined with surgical delivery. News of Medicine and pharmacy», November, 2006.

23. Rampengan NH, Manoppo J, Warouw SM. Comparison of efficacies between live and killed probiotics in children with lactose malabsorption. Southeast Asian J Trop Med Public Health. 2010 Mar;41(2):474-81.

24. Kocian J. Lactobacilli in the treatment of dyspepsia in dysmicrobia of different aetiology. Vnitrni lekarstvi (Internal Medicine), 40, 1994, 79-83.

25. Taheri A, Sadighi A and al. Evaluation of Effects and Complications of Probiotics in Microscopic Colititis, a Double Blind Placebo Control Clinical Trial. Digestive Disease Week. Chicago, IL. 2011. Poster Tu1868.

26. Timothy D. Wallace and al. Interactions of Lactic Acid Bacteria with Human Intestinal Epithelial Cells: Effects on Cytokine Production. Journal of Food Production. November 2003. Vol 66, p 466-472.

27. Mack DR, Michail S and al. Probiotics inhibit enteropathogenic E. coli adherence in vitro by inducing intestinal mucin gene expression. Am J Physiol. 1999 Apr;276(4 Pt 1):G941-50.

28. Wood, C, Keeling, S and al. Interactions in the mucosal microenvironment: vasoactive intestinal peptide modulates the down-regulatory action of Lactobacillus rhamnosus on LPS-induced interleukin-8 production by intestinal epithelial cells. 2007. Microbial Ecology in Health and Disease, 1 – 10.

29. Elena F Verdu, Premysl Bercik, Xian Xi Huang, Jun Lu, Nafia Al-Mutawaly, Hiromi Sakai, Thomas A Tompkins, Kenneth Croitoru, Eihun Tsuchida, Mary Perdue and Stephen M Collins. The role of luminal factors in the recovery of gastric function and behavioral changes after chronic Helicobacter pylori infection. Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol, 2008.

30. R. Clancy and al. Reversal in fatigued athletes of a defect in interferon γ secretion after administration of Lactobacillus acidophilus, Br J Sports Med, 2006, 40: 351–354

31. S. Elahi et al. Enhanced clearance of Candida albicans from the oral cavities of mice following oral administration of Lactobacillus acidophilus, Clinical and Experimental Immunology, 2005, 141: 29 -36S.

32. Camilleri M, Gorman H. Intestinal permeability and irritable bowel syndrome. Motil. 2007 Jul;19(7):545-52.

33. Peran L, Camuesco D and al. A comparative study of the preventative effects exerted by three probiotics, Bifidobacterium lactis, Lactobacillus casei and Lactobacillus acidophilus, in the TNBS model of rat colitis. J Appl Microbiol. 2007 Oct;103(4):836-44.

34.  Le Leu RK, Hu Y and al. Synbiotic intervention of Bifidobacterium lactis and resistant starch protects against colorectal cancer development in rats. Carcinogenesis. 2010 Feb;31(2):246-51. Epub 2009 Aug 20

35.  Henriksson A, Conway PL. Isolation of human faecal bifidobacteria which reduce signs of Salmonella infection when orogastrically dosed to mice. J Appl Microbiol. 2001 Feb;90(2):223-8.

36. Mahoney M, Henriksson A. The effect of processed meat and meat starter cultures on gastrointestinal colonization and virulence of Listeria monocytogenes in mice. Int J Food Microbiol. 2003 Aug 1;84(3):255-61.

37. Su P, Henriksson A, Mitchell H. Prebiotics enhance survival and prolong the retention period of specific probiotic inocula in an in vivo murine model. J Appl Microbiol. 2007 Dec;103(6):2392-400.

38. Su P, Henriksson A, Mitchell H. Selected prebiotics support the growth of probiotic mono-cultures in vitro. Anaerobe. 2007 Jun-Aug;13(3-4):134-9. Epub 2007 Apr 25.

39. Redman, C., Xu, M.J and al. Involvement of polyamines in selenomethionine induced apoptosis and mitotic alterations in human tumor cells. Carcinogenesis. (1997) 18 (6): 1195-202.

40. Kiremidjian-Schumacher L and al. Supplementation with selenium and human immune cell functions. II. Effect on cytotoxic lymphocytes and natural killer cells. Biol Trace Elem Res. 1994;41(1-2):115-127.

41. Etminan M and al. Intake of selenium in the prevention of prostate cancer: a systematic review and meta- analysis. 2005. Cancer Causes Control 16(9):1125-31.

42. Kardinaal AF et al. Association between toenail selenium and risk of acute myocardial infarction in European men. The EURAMIC Study. European Antioxidant Myocardial Infarction and Breast Cancer. Am J Epidemiol. 1997;145(4):373-379.

43. Kowalska, E., Narod, S.A and al. Increased rates of chromo- some breakage in BRCA1 carriers are normalized by oral selenium supplementation. Cancer Epidemiol.

44. Barringer TA, Kirk JK and al. Effect of a multivitamin and mineral supplement on infection and quality of life. A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. 2003. Ann Intern Med 138(5):365-71.

45. Trevisan M, Browne R, and al. Correlates of markers of oxidative status in the general population. Am J Epidemiol. 2001;154(4):348-56.

46. R Fuller. Probiotics: The Scientific Basis. London: Chapman and Halls; 1992.

47. Hagiage M. Intestinal flora. Ann Gastroenterol Hepatol (Paris). 1993 Jun-Sep;29(4):171-87.

48. Dato interno, Lallemand S.A.S, St-Simon Francia.

 

 

VER RÓTULO.

Producto de Venta Libre. Registro sanitario INVIMA Nº SD2012-0002618

> Volver al inicio

 

 C.C. BIMA, Auto Norte No. 232 - 35, Local 4-005  •  Horario de atención: Lunes – Viernes  •  8:30am - 6:00pm  •  Teléfonos: 742-3902  •  742-3926  • E-mail: info@nutrabiotics.info

© 2015 Nutrabiotics S.A.S. Todas las marcas son propiedad de Nutrabiotics S.A.S. y se usan con permiso. Términos y condiciones de uso.

PARA USO INTERNO SIN FINES PUBLICITARIOS